elnuevodiario.com.ni
  •   Miami, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Expertos estadounidenses han desarrollado y mejorado los sistemas de protección en hogares y comercios para, a partir de pruebas a gran escala, reducir los daños causados por los vientos huracanados y las inundaciones.

El Insurance Institute for Business & Home Safety (IBHS), con sede en Carolina del Sur, ha hecho pruebas con estructuras a gran escala para "simular de forma real las condiciones del tiempo" más adversas, como huracanes o incendios, explicó a Efe su gerente general, Julie Rochman.

Dos de las recomendaciones de los expertos de este instituto vinculado a compañías de seguros de cara al comienzo de la temporada de huracanes en el Atlántico, el 1 de junio, son instalar "contraventanas especiales" y hacer que las "puertas abran hacia afuera y no hacia adentro".

Una primera conclusión de las pruebas realizadas en el IBHS es que, tras medir el impacto destructor de un ciclón con vientos de 155 kilómetros por hora, una "vivienda construida con materiales estándares quedó destruida segundos después de que saltara la puerta principal", mientras que otra construida con materiales reforzados del IBHS aguantó mejor, aunque finalmente se desplomó.

Es decir, que una vivienda de construcción convencional sufrió un daño cinco veces superior al de una casa construida con los estándares de IBHS Fortified for Saver Living.

Sin embargo, los costos de la segunda apenas suponen un 3 % más que los de la primera, explicó el centro.

Otro experimento realizado por esta compañía demostró que otra medida simple y efectivo para reducir el impacto de los ciclones es "sellar los tejados y paredes" con materiales adecuados y proteger con masilla el cuadro eléctrico de la casa, el calentador, los cables de televisión y hasta líneas telefónicas que no estén en buen estado.

También destacan la importancia de contar con una puerta de emergencia siempre disponible y asegurarse de que la puerta del garaje sea a prueba de vientos huracanados.