•   México  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un panel de actores iberoamericanos, incluido el español Antonio Banderas, pidió este miércoles en Ciudad de México medidas inmediatas para "liberar" al cine de la región de la dominación de la potente industria cinematográfica estadounidense.

"Ya no necesitan invadirnos militarmente porque nos invaden culturalmente, que es la peor invasión que podemos tener. Este congreso es también un llamado a la liberación", expresó el intérprete uruguayo Héctor Guido durante la primera sesión del I Congreso de Cultura Iberoamericana.

Mercedes Sampietro, ex presidenta de la Academia del cine español, no tardó en secundar a su colega. "El cine norteamericano tiene tremendas facilidades para dominar las salas", opinó.

El espacio destinado a discutir sobre el arte de la interpretación, conducido por el clásico actor mexicano Pedro Armendáriz, derivó en un debate sobre la preocupación máxima de quienes crean cine en español: la avasalladora presencia del cine comercial anglosajón en las salas de Iberoamérica.

"El problema no es tanto producir películas, porque encontramos el dinero de un lado o de otro, pero tenemos un problema de distribución terrible", indicó Antonio Banderas, el único de los presentes con un pie en el bando contrario.

Los políticos deben redactar una "ley de mecenazgo para financiar el cine de la región", pidió el protagonista de cintas como 'El Zorro', quien volverá próximamente a México para rodar a las órdenes del realizador nacional Luis Mandoki.

La única voz discordante de la sesión surgió del auditorio. El productor y distribuidor español Julio Fernández señaló que el verdadero problema es la escasez de buenos guiones y de proyectos cuyo interés traspase el ámbito nacional.

"Cuando hablamos de cine español, mexicano o argentino suelen tener una temática demasiado local (...) No se puede pretender crear un mercado iberoamericano y cada uno seguir haciendo sus películas locales", advirtió a los presentes Fernández, presidente de Filmax.

El cine es el primer producto de exportación cultural y por ello se le identifica como una de las herramientas usadas en la construcción de una uniformidad global, en ocasiones a manos de los propios cineastas nacionales.

"Tienes que ser más 'hollywoodense'. A los uruguayos cuando actuamos nos dicen: "está muy bien pero debes ser más natural, como un porteño (un habitante de Buenos Aires). La primera aceptación es reconocer nosotros mismos la potencialidad que tenemos", expresó el uruguayo Guido.

Las conclusiones que acuerden políticos y profesionales del cine en el Congreso serán presentadas durante la Cumbre Iberoamericana de presidentes y jefes de Estado que se celebrará del 29 al 31 de octubre en El Salvador.