elnuevodiario.com.ni
  •   Santiago de Chile, Chile  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Una nueva norma que regula la iluminación artificial en las ciudades para poder ver las estrellas en el norte de Chile comenzará a regir dentro de un año, con el fin de privilegiar el trabajo de los centros astronómicos que se levantan en pleno desierto de Atacama, el más árido del mundo.

La ministra chilena de Medio Ambiente, María Ignacia Benítez, expresó hoy a periodistas el orgullo de la cartera que dirige "por la publicación de esta nueva norma, que tiene por objetivo preservar los cielos nocturnos para la observación astronómica en las regiones chilenas de Antofagasta, Atacama y Coquimbo".

Según un comunicado del ministerio, la disposición actualiza y moderniza la actual regulación en materia de contaminación lumínica para responder a los estándares que se aplican en la mayoría de las provincias de Italia y en parte de España y también en Hawai y Arizona (EE.UU.), donde cuentan con un amplio desarrollo de la investigación astronómica.

"Tal como lo indicó el presidente Sebastián Piñera, nuestro país aspira a ser polo de desarrollo astronómico mundial y concentrar cerca del 70 % de los observatorios más importantes del mundo, por lo que la nueva norma de emisión para la contaminación lumínica se hacía urgente y relevante", subrayó la titular de Medio Ambiente.

La ministra explicó que además de incluir otras fuentes que no estaban reguladas, como los avisos y letreros luminosos, con la nueva norma se aumentarán las exigencias para luminarias públicas.

"Se obligará a mantener no sólo bajos niveles de flujos hemisféricos superiores de luz, sino también a evitar la doble iluminación y la emisión en rangos espectrales cercanos al azul", típico de las luces blancas.

Actualmente, la cartera del Medio Ambiente también trabaja en convenios de colaboración con los distintos observatorios situados en Chile para realizar acciones conjuntas "con el fin de proteger los cielos".

Asimismo, la autoridad pretende obtener la certificación internacional "StarLight", de condiciones óptimas para cielos oscuros; y postular a algunos observatorios a convertirse en Patrimonio de la Humanidad, reconocidos por la UNESCO.

Entre los centros astronómicos que destacan en la zona norte de Chile están el Observatorio Europeo Austral (ESO, en sus siglas en inglés); ALMA, el mayor complejo astronómico del mundo, el observatorio Las Campanas, el Interamericano de Cerro Tololo y el observatorio La Silla.