•   La Habana, Cuba  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un centenar de expertos de 20 países, junto a 200 cubanos, analizarán en La Habana mecanismos para hacer más eficiente la producción de derivados de la caña de azúcar, en un congreso que auspician Cuba y Venezuela, informaron este viernes los organizadores.

El X Congreso Internacional sobre Azúcar y Derivados de la Caña (DIVER), del 14 al 17 de octubre en La Habana, incluye también un taller internacional sobre producción sostenible de alcohol y bebidas, coauspiciado por el Fondo de Modernización del Estado de la Agencia Canadiense para el Desarrollo Internacional.

Liobel Pérez, miembro del Comité Organizador, dijo al semanario Opciones que DIVER se efectúa cada dos años, auspiciado por el Instituto Cubano de Investigaciones de los Derivados de la Caña de Azúcar (ICIDCA), y desde esta edición por la entidad Agrícola de la estatal Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA).

Cuba renovó con la colaboración de Venezuela y financiamiento externo la producción de derivados de la caña -paralizada en la crisis de los años 90-, debido a que no le es rentable solo la producción de azúcar.

La isla trabaja en la producción de unos 80 derivados, entre ellos alcoholes, energía, levadura torula (para ganado), sorbitol (dentrífico), tableros de bagazo, furfural (plásticos insecticidas), mieles (piensos) CO2 (refrescos) y otros.

Cuba aplicó dos reestructuraciones a su centenaria industria azucarera en 2002 y 2004. De 156 ingenios, quedan 61 (el resto desmantelados, transferidos o convertidos en museos o plantas de otros productos).

De dos millones de hectáreas de caña, 1,25 millones fueron reorientados a la producción de alimentos, forestales, ganadería. Unos 100.000 trabajadores, de 400.000, fueron recalificados o dedicados a otras labores.

Once de los ingenios desmantelados en Cuba han sido modernizados y transferidos a Venezuela, en un proceso de instalación y montaje que durará de dos a dos años y medio, una cooperación que se ha extendido al área de los derivados, según funcionarios de la industria azucarera cubana.

La producción de azúcar, de 1,5 millones de toneladas en 2008, se dedica básicamente al consumo nacional (700.000 t) y a satisfacer contratos.