elnuevodiario.com.ni
  •   Atlanta  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El inmigrante hondureño Elvis Noe García-Nelasco, de 25 años, empezó a cumplir hoy una pena de cadena perpetua que le fue impuesta esta semana por el asesinato de dos de sus tres hijos, menores de edad, en febrero de 2011.

García-Nelasco se declaró culpable y no podrá ser elegible para libertad condicional hasta después de pasar 30 años en prisión, de acuerdo con la decisión del juez.

Según con lo determinado por las autoridades, el hispano mató a dos de sus hijos, hirió a otro y luego se apuñaló para intentar culpar del crimen al novio de su expareja, Antonio Cárdenas Rico.

El reporte de la policía indica que la noche del crimen Cárdenas Rico fue arrestado y acusado del doble asesinato.

No obstante, contradicciones en el testimonio de García-Nelasco luego lo incriminaron y exoneraron a Cárdenas Rico de los cargos.

Los cuerpos de los niños fueron encontrados en el sótano de la casa en la que residían con su madre, que no se encontraba con ellos al momento del crimen.