•   Bogotá, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los trabajadores de la rama judicial de Colombia cumplieron este viernes un mes de cese de actividades durante el cual unas 2.017 personas han quedado en libertad en casos de flagrancia o por vencimiento de los términos para ser procesados, revelaron voceros del sector.

Fuentes del Consejo Superior de la Judicatura -que coordina la actividad de los jueces- dijeron a periodistas que la huelga, la más larga desde 1997, ha impedido definir la situación de 90.500 procesos, mientras que las pérdidas económicas llegarían a 126.700 millones de pesos (unos 57 millones de dólares).

"El momento que vive la justicia en Colombia es el más crítico en los últimos 60 años por el paro", señaló el magistrado Jesael Giraldo, presidente de la sala administrativa del Consejo de la Judicatura, al diario El Tiempo de Bogotá.

Los trabajadores de la rama judicial, agrupados en la Asociación Nacional de funcionarios de la rama judicial (Asonal), se fueron a la huelga el 3 de septiembre para exigir al gobierno una nivelación salarial que para ese sindicato equivale a unos 127 millones de dólares.

El Ejecutivo ha ofrecido 50,7 millones de dólares que Asonal rechaza y ahora está prevista una reunión del presidente Alvaro Uribe con los representantes del sector judicial el sábado.

La huelga ha dado pie a situaciones como la de Harold Padilla, un hombre del puerto caribeño de Cartagena (norte) que en el transcurso del mes entró y salió de la cárcel en 27 oportunidades, por vencimiento del tiempo que puede estar detenido sin ser procesado.

Para conjurar la crisis, el gobierno nombró de emergencia 61 jueces en todo el país y están listos para entrar a actuar otros 20, pero a pesar de ello la cifra es mínima ante la cantidad de procesos que deben atender.