Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

BUENOS AIRES / AFP

Los productores agropecuarios de Argentina iniciaron ayer viernes una huelga de seis días contra la política agraria del gobierno, con movilizaciones a la vera de las rutas, en un país proveedor mundial de alimentos por 35,000 millones de dólares anuales.

Se trata de la segunda gran protesta de 2008, con cese de comercialización de granos y ganado en pie, tras un largo conflicto que durante el primer semestre puso en jaque al gobierno de la presidenta Cristina Kirchner.

Durante una visita ayer viernes a una planta del grupo informático IBM, en la periferia norte de Buenos Aires, Kirchner advirtió que “ningún sector puede prevalecer sobre otro, imponer condiciones o tomar de rehén” al resto del país, pero instó a “apostar por el diálogo” para enfrentar las crisis.

Los dirigentes de las entidades agrarias desecharon en esta oportunidad bloquear las carreteras como método de reclamo, en una protesta que tiene su epicentro en la rica Pampa Húmeda, la región central de una potencia proveedora de alimentos al Mercosur, la Unión Europea y Asia. No obstante, sobre la ruta 14 --llamada del Mercosur por ser paso de las mercancías entre Argentina, Brasil y Paraguay--, un piquete de productores interrumpía el viernes el paso de los vehículos, en lapsos intermitentes de 15 minutos, a la altura de la ciudad de Gualeguaychú (230 km al norte).


En Gualeguaychú se suman el lunes
En Gualeguaychú, uno de los puntos emblemáticos de la huelga anterior, se realizó una asamblea de productores en la que se decidió retirarse de la carretera hasta la mañana del lunes, donde volverán a congregarse liderados por Alfredo de Angeli, uno de los dirigentes más populares de la protesta. Las entidades agrarias prevén para el miércoles próximo una manifestación frente al Congreso en Buenos Aires.

El lock-out agrario se prolongará hasta el miércoles, en reclamo de la eliminación de los impuestos a las exportaciones y por un tipo de cambio competitivo, que sea devaluado de 3.18 a 3.50 pesos por cada dólar.