•   Moscú, Rusia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un tribunal ruso rechazó este jueves la demanda de liberación anticipada de Maria Alekjna, una de las dos jóvenes encarceladas del grupo de música ruso Pussy Riot, que el miércoles empezó una huelga de hambre, según las agencias rusas.

"La demanda de liberación anticipada de Alejina se ha rechazado", anunció el tribunal de Berezniki (Urales).

El tribunal ha seguido la recomendación de la fiscalía y de la administración del campo en el que la joven cumple su condena de dos años, quienes se habían pronunciado en contra de la liberación anticipada.

Una responsable de la cárcel criticó durante la audiencia este jueves "la falta de iniciativa en las labores domésticas" de Maria Alekjna, y añadió que no se arrepentía por lo que había hecho.

La defensa de la joven de 24 años indicó que recurrirá el fallo.

"Por supuesto apelaremos este fallo porque lo consideramos ilegal e infundado", declaró la abogada Irina Jrunova.

Los debates, que se iniciaron ayer miércoles, habían sido aplazados después de que Maria Alekhjna anunciara que iniciaba una huelga del hambre después de que se le negara el permiso para asistir a la audiencia.

Indicó entonces que prohibía a sus abogados participar en los debates, mientras que no estuviera presente en los tribunales.

Un nuevo abogado le fue entonces asignado por el juez.

Varias personas, incluidos los cantantes Paul McCartney y Peter Gabriel, habían enviado cartas de apoyo a Maria Alekjna.

"Pienso que aceptar su solicitud enviará un mensaje muy positivo a todos aquellos que han seguido este caso", escribió Paul McCartney en esta carta manuscrita.

A finales de abril, Nadejda Tolokonikova, la segunda mujer de los Pussy Riot encarcelada, vio rechazada su demanda de liberación anticipada.

Un tribunal de Mordovia, región a 640 kilómetros al este de Moscú en la que purga su pena de dos años de cárcel, estimó que Nadejda Tolokonikova no se había arrepentido y que había recibido reprimendas durante su detención.

Las dos jóvenes fueron detenidas en febrero de 2012 en la Catedral del Cristo Salvador en Moscú, donde bailaron y cantaron una "misa punk" en la que pedían a la Santa Virgen "expulsar a Putin" para denunciar la colusión entre la Iglesia ortodoxa y el poder político.

El pasado mes de agosto, fueron condenadas a dos años de campo por "vandalismo" e "incitiación al odio religioso". Una tercera mujer, también condenada, fue puesta en libertad condicional.