elnuevodiario.com.ni
  •   Panamá  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El gobierno de Panamá ordenó hoy el levantamiento de las restricciones para el consumo de electricidad impuestas desde principios de este mes debido a una sequía que afectó los embalses de las hidroeléctricas, informo una fuente oficial.

Con entrada de la estación lluviosa, que comenzó con un retraso de varios días debido al cambio climático, ya los embalses de las hidroeléctricas han recuperado el nivel necesario para operar.

Sin embargo, el gobierno exhortó a la población a seguir implementando una "cultura adecuada" en el ahorro energético.

La suspensión de las restricciones se hizo a través de la Autoridad de Nacional de los Servicios Públicos (ASEP), que en una resolución señaló que "el país vuelve a la normalidad", precisó la Secretaría de Comunicación del Estado en un comunicado.

La ASEP también exhortó a "todas las personas naturales o jurídicas que dentro de la República de Panamá utilizan acondicionadores de aire, para que voluntariamente ajusten los termostatos de los mismos a un valor no menor de 24º centígrados o 75.2º Fahrenheit".

Durante la crisis por la sequía, que afectaba a los embalses de las hidroeléctricas, la Secretaría de Energía hizo recomendaciones para el uso eficiente de energía, como utilizar controles de temperatura eficientemente; apagar las luces siempre que salga de una habitación; y mantener las lámparas limpias, entre otras.

Panamá afrontó una inesperada sequía por efecto del cambio climático, lo que obligó a su gobierno a tomar medidas para el ahorro energético, como fue la suspensión por tres días de las clases en escuelas y universidades públicas y privadas, y el cierre de supermercados, cines, bares, cantinas, casinos, discotecas y centros de diversión nocturna, por varias horas.

Además, declaró el estado de emergencia en las provincias de Coclé, Veraguas, Los Santos y Herrera, la denominada región del arco seco, debido también a la ausencia de lluvias.

El gobierno del presidente Ricardo Martinelli también compró energía a El Salvador, Nicaragua y Honduras para suplir la demanda.