•   Moscú  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los activistas homosexuales rusos desafiaron ayer las prohibiciones de las autoridades, y salieron a las calles de Moscú para exigir igualdad de derechos y protestar por la reciente aprobación de una ley contra la “propaganda de homosexualidad”.

Más de 30 personas, incluido el líder del movimiento gay en Rusia, Nikolái Alexéev, fueron detenidas en la capital rusa durante los intentos de activistas homosexuales de desplegar pancartas y manifestarse frente a los edificios del parlamento y la Alcaldía.

Según fuentes policiales, también fueron detenidas varias personas que intentaron agredir a los participantes de estas acciones, prohibidas por las autoridades.

El primero de varios actos de violencia, incluidos ataques en grupo de presuntos militantes nacionalistas, se desató cuando dos jóvenes desplegaron una pancarta frente al edificio del parlamento.

Su texto, “El amor es más fuerte”, resultó tan irritante que casi de inmediato un transeúnte derribó de un puñetazo a una de ellas.

Esta vez las manifestaciones homosexuales perseguían además el objetivo de conmemorar el 20 aniversario de la abolición de la ley soviética que penaba con varios años de prisión el acto homosexual, a la vez que consideraba la homosexualidad como enfermedad psiquiátrica.

“Nada ha cambiado. La propaganda oficial contra los homosexuales hace mucho daño. Los sociólogos confirman el aumento de la intolerancia debido a la campaña homófoba lanzada por las autoridades”, dijo a Efe, Vladímir Voloshin, director de “Kvir”, la revista más popular entre los homosexuales rusos, que ahora solo se difunde en internet.

No son bien vistos

Una reciente encuesta del prestigioso centro de investigaciones Levada, realizada en 45 regiones del país, reveló que tan solo el 1% de los rusos siente respeto por los homosexuales.

El 66% de los rusos (71% de hombres y 61% de mujeres) manifestó su repulsa hacia los gays, y el 60% hacia las lesbianas.

Voloshin puso como ejemplo el asesinato de un joven homosexual en la ciudad rusa de Volgogrado (antigua Stalingrado) durante los recientes festejos del Día de la Victoria sobre la Alemania nazi.

El cuerpo del joven de 23 años fue hallado con señales de tortura, el rostro desfigurado por los golpes y sin órganos genitales.

La Unión Europea pidió a Rusia que cumpla la Convención Europea de los Derechos Humanos de la que es signataria y proteja los derechos de los homosexuales.

 

Condenan actuacion

La decisión de las autoridades moscovitas de prohibir las manifestaciones homosexuales fue duramente condenada por las organizaciones de defensa de los derechos humanos.

Según la jefa de la oficina moscovita de Human Rights Watch, Tatiana Lokshiná, “de esta manera, las autoridades muestran que alientan la homofobia, que esta no les es ajena. Este tipo de manifestaciones se realizan en grandes ciudades de todo el mundo sin ningún problema”.