•   Beirut  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Dos cohetes disparados desde Beirut, cayeron ayer en un suburbio del sur de la capital libanesa, bastión del movimiento chiíta Hezbolá que combate junto a las tropas leales al régimen de Damasco del presidente Bashar al-Assad, un signo de que la guerra en Siria se está extendiendo a Líbano.

Hacia las 06H50 (03H50 GMT) dos cohetes Grad cayeron en el suburbio sur de Beirut causando heridas a cuatro personas, según una fuente de seguridad libanesa, un incidente sin precedentes desde la guerra con Israel en 2006.

“Dos cohetes Grad cayeron en un suburbio del sur de Beirut, Chiyah. Uno cayó sobre un concesionario de coches donde cuatro personas resultaron heridas”, dijo la fuente a la Afp.

El segundo cohete alcanzó una casa y provocó importantes daños materiales pero sin dejar víctimas, indicó un fotógrafo de la Afp en el lugar.

“Este incidente está probablemente relacionado con el conflicto sirio”, dijo la fuente de seguridad.

Gobierno: “Son terroristas”

“Los autores de este ataque son terroristas y vándalos que no quieren la paz y la estabilidad para Líbano y los libaneses”, denunció el presidente libanés Michel Sleiman en un comunicado.

El ministro de Interior, Marwan Charbel, se dirigió inmediatamente al lugar del incidente y denunció “un acto de sabotaje que apunta a crear la discordia”.

“No podemos de momento acusar a alguien. Esperamos que lo que pasa en Siria no afecte a Líbano”, dijo a los periodistas.

El ataque se produjo un día después de un discurso del jefe del Hezbolá, Hasan Nasralá, en el que prometió a sus partidarios la victoria en Siria, donde el movimiento chiíta combate junto a las fuerzas del régimen de Bashar al Asad, en particular en Quseir, ciudad siria a pocos kilómetros de la frontera noreste de Líbano.

 

Combates en Trípoli

En Trípoli, la principal ciudad del norte de Líbano, los combates entre partidarios y opositores al presidente sirio Bashar al Asad continuaban.

En tanto, el régimen sirio confirmó ayer su participación en la conferencia de paz de Ginebra, propuesta por Washington y Moscú para encontrar una solución política al conflicto sirio.