•   Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Una Sala de Apelaciones de Guatemala ordenó este lunes al tribunal que condenó al exdictador Efraín Ríos Montt a 80 años de prisión por genocidio acatar la resolución de la Corte de Constitucionalidad (CC), que anuló hace una semana la sentencia.

"La CC considera de que se violentó el debido proceso, y en ese sentido debió reencausarse para que se le dé trámite a la recusación ordenando que se deje sin efecto (todo lo actuado) a partir del 19 de abril", dijo a periodistas el magistrado Frank Martínez, quien presidió la terna de jueces de la Sala Primera de Apelaciones.

Según Martínez, la notificación de lo resuelto ya fue trasladada al Tribunal Primero A de Mayor Riesgo, a cargo de la jueza Jazmín Barrios, quien dictó la sentencia condenatoria el 10 de mayo, para que esa instancia acatara la resolución y retomara el juicio, aunque aún se desconoce la fecha en que continuará.

Según el fallo de la CC, el juicio debe regresar al punto en que quedó el 19 de abril cuando la Sala Tercera de Apelaciones ordenó suspender provisionalmente el proceso al acoger un recurso de amparo presentado por el abogado de Ríos Montt, Francisco García, a raíz de su expulsión del juicio el mismo día en que inició, el 19 de marzo.

Tras ser anulada la sentencia por la CC, el proceso se encontraba estancado debido a que los magistrados titulares de la Sala Tercera se inhibieron de conocer la orden constitucional y no fue hasta este lunes que tres magistrados suplentes de la Sala Primera resolvieron emitir resolución.

Ríos Montt, de 86 años, quien permanece desde el 13 de mayo en un hospital militar, había sido condenado a 50 años de prisión por genocidio y 30 años por crímenes contra la humanidad como responsable de la masacre a manos del Ejército de 1.771 indígenas mayas-ixiles en el Quiché, durante su gobierno de facto entre 1982 y 1983.

El mismo tribunal había absuelto por los mismos cargos al general retirado José Rodríguez, exjefe de inteligencia militar durante el régimen de facto de Ríos Montt, considerado uno de los más cruentos de la guerra civil (1960-1996) en Guatemala, que dejó 200.000 muertos y desaparecidos, según la ONU.