•   Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Corte Constitucional (CC) de Guatemala dejó firme su resolución con la que anuló el pasado 20 de mayo la sentencia de 80 años contra el exdictador José Efraín Ríos Montt, encontrado culpable de delitos de genocidio, informó hoy una fuente judicial.

El fallo en favor del general retirado quedó firme debido a que la CC rechazó anoche cuatro amparos interpuestos por el Ministerio Público (MP) y los querellantes, explicó a periodistas un portavoz del alto organismo constitucional.

La Fiscalía había pedido una aclaración a la Corte sobre la anulación de la sentencia dictada el pasado 10 de mayo por el Tribunal Primero A de Mayor Riesgo, pero fue rechazada por "improcedente".

Mientras que el querellante Centro de Acción Legal para los Derechos Humanos (Caldh) había pedido la nulidad y una enmienda sobre la resolución, pero también fueron rechazadas por considerar los magistrados que los amparos no eran "idóneos".

Ambos buscaban que se revirtiera la anulación, pero al rechazar los cuatro recursos, el máximo órgano jurídico de Guatemala dejó firme su resolución del 20 de mayo que anuló la sentencia contra Ríos Montt.

El militar retirado de 86 años había sido condenado en primera instancia a 80 años de cárcel al haber sido encontrado culpable de la muerte de 1.771 indígenas ixiles en el departamento noroccidental de Quiché durante su régimen de facto entre 1982 y 1983.

Durante el mismo juicio, su antiguo director de Inteligencia Militar, el general retirado José Rodríguez, fue absuelto, pero el fallo de la CC también anuló este fallo.

El juicio, de acuerdo con la resolución de la CC, debe reanudarse a partir del 19 de abril, es decir, un día antes de que el Tribunal de alto riesgo emitiera la sentencia.

Hasta hoy, sin embargo, no existe ningún tribunal designado para continuar con el debate oral y público contra Ríos Montt y Rodríguez.

El lunes, los integrantes del Tribunal que lo condenaron, Jazmín Barrios, Pablo Xitimul y Patricia Bustamante, se excusaron de seguir con el juicio, debido a que los abogados del exdictador recusaron a los dos primeros jueces.

El jurista Francisco García, defensor de Ríos Montt, argumentó que tiene enemistad con Barrios y que también es amigo de Xitimul, por lo que no pueden seguir enjuiciando a su cliente.

La Sala Primera de la Corte de Apelaciones deberá designar en los próximos días al nuevo Tribunal que tiene que continuar con el juicio a los dos generales retirados acusados de genocidio y de crímenes de guerra.