elnuevodiario.com.ni
  •   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de EE.UU., Barack Obama, recorrió hoy en Nueva Jersey varias zonas reconstruidas tras el paso del huracán "Sandy" hace siete meses, alabó la fortaleza de los afectados y prometió que su Gobierno va a seguir apoyando las tareas de rehabilitación.

"Son más fuertes que el huracán", dijo Obama a los residentes de Asbury Park, una de las áreas dañadas por "Sandy" a su paso por la costa atlántica entre octubre y noviembre de 2012.

El presidente afirmó también que la costa de Nueva Jersey "está de vuelta" y de nuevo "abierta" para la temporada veraniega que está a punto de empezar.

Pero eso no significa que la rehabilitación haya concluido y, por eso, "vamos a seguir haciendo lo necesario para ayudar a la reconstrucción", agregó Obama.

El mandatario hizo su recorrido en compañía del gobernador republicano de Nueva Jersey, Chris Christie, y ambos se reunieron con familias y comerciantes afectados por "Sandy".

Antes de su breve discurso en Asbury Park, Obama y Christie caminaron por el paseo marítimo de Point Pleasant, en un día nublado y con lluvia intermitente.

El huracán "Sandy" causó más de un centenar de muertos, la destrucción de cerca de 350.000 viviendas y cuantiosos daños a negocios y hogares en estados como Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut.

Es considerado el segundo desastre más costoso de EE.UU. después del huracán "Katrina" en 2005.

Su impacto obligó a Obama y a su entonces rival republicano en la contienda por la Casa Blanca, Mitt Romney, a suspender sus respectivas campañas en la recta final hacia las elecciones del 6 de noviembre.

El gobernador Christie, considerado un potencial aspirante a la candidatura presidencial republicana en 2016, elogió entonces la gestión de Obama ante el impacto de "Sandy", lo que le valió numerosas críticas entre sus compañeros de partido.

La primera dama de EE.UU., Michelle Obama, organizó hoy una jornada de cultivo en el huerto de la Casa Blanca y entre los invitados estaban niños de colegios de Nueva Jersey que resultaron dañados por "Sandy".