elnuevodiario.com.ni
  •   La Paz, Bolivia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Bolivia se convirtió en un país de tránsito de la cocaína que se produce en Perú y tiene como destino Brasil y Europa, afirmó el martes en La Paz el ministro de Interior (Gobierno), Carlos Romero, principal responsable boliviano en la lucha antidrogas.

"Esa cocaína que ingresa a territorio brasileño proviene de Perú, pero en muchos casos transita por Bolivia. Entonces ese es nuestro problema: nuestra ubicación geopolítica nos ha convertido en país tránsito", afirmó Romero, durante un acto público donde entregó automotores para la policía antinarcóticos.

Romero basó su información "cruzando datos, tanto de Brasil, como de la Unión Europea", que señalan que "un 58% o 60%" de la cocaína que ingresa a su mercado tiene marca boliviana y, principalmente, peruana.

"No negamos que haya producción de droga en el país", afirmó el ministro de Interior, aunque señaló que Bolivia se esfuerza para reducir sus cultivos de coca, materia prima para fabricar cocaína, que según las Naciones Unidas están en 29.200 hectáreas, de las que sólo 12.000 son legales, según normativa local.

Además, señaló que Brasil "es un país con una doble condición: es consumidor (de droga) y de tránsito a países europeos".

No existen datos oficiales de cuánta cocaína produce Bolivia, aunque la misma ONU consideró en 2012 que bordea las 115 toneladas anuales, entre pasta y clorhidrato.

Un reciente informe del Departamento de Estado norteamericano, que La Paz no reconoce, señala que Bolivia produce 265 toneladas, menos que en Perú (325 toneladas) y más que en Colombia (195 toneladas).

El jefe de la policía antidrogas de Bolivia, coronel Gonzalo Quezada, dijo la semana pasada que de enero a mayo se incautaron 7,7 toneladas de cocaína, de la que "un 50% es de procedencia peruana".

Bolivia comparte 1.131 km de frontera con Perú, por los Andes y la Amazonía, y 3.133 km con Brasil en casi toda la selva amazónica, zonas con escaso control policial-militar.

Quezada anunció que dada a la magnitud del problema se realizarán operaciones conjuntas entre Bolivia, Brasil y Perú en los próximos 60 días.