Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

WASHINGTON /AFP
Los candidatos a la Casa Blanca, el republicano John McCain y el demócrata Barak Obama, reanudaron ayer sábado su campaña electoral, un mes antes de las elecciones y tras la aprobación de un millonario plan en el Congreso para paliar la crisis financiera.

Segundo en las encuestas, criticado por su polémica estrategia de campaña y por la elección de su compañera de fórmula, Sarah Palin, John McCain pasó una muy mala semana. La promulgación del plan de rescate de 700,000 millones de dólares --impulsado por Henry Paulson-- podría entonces representarle una bocanada de aire fresco.

La decisión de McCain de suspender su campaña la semana pasada para ocuparse de la crisis tampoco fue una estrategia rendidora. Pero con el voto del Senado del miércoles, el de la Cámara de Representantes el viernes y la promulgación de la ley por parte del presidente George W. Bush, ya puede dar vuelta a la página.

Además, el debate entre los candidatos a la vicepresidencia, el demócrata Joe Biden y la republicana Sarah Palin, el jueves, se desarrolló sin mayores sorpresas. “Sarah Palin superó las expectativas, pero es preciso decir que se esperaba poco de ella”, estimó Shawn Parry-Giles, profesor de comunicación en la Universidad de Maryland.

McCain, de 72 años, intentará poner en el tapete el tema de la falta de experiencia de su adversario, Barack Obama, de 47 años, y tratará en especial de alejar el debate de las cuestiones económicas que hasta aquí no le ha funcionado bien.


McCain a reducir gastos
El republicano también seguirá presentando a su rival como un candidato demasiado de izquierda. El viernes, durante un mitin en la localidad de Pueblo (Colorado, sudoeste), declaró: “El senador Obama quiere un gobierno más intervencionista, impuestos más elevados y gastos más pesados”.

“Vamos a tener que reducir los gastos”, declaró el senador McCain, quien se calificó a sí mismo como “orgulloso opositor del despilfarro y de los gastos desconsiderados”.

“Daré mi mano a todos quienes me ayuden a hacer avanzar de nuevo este país. Mi pasado y mis cicatrices lo demuestran”, declaró.

Por su parte, Obama emergió fortalecido de la crisis financiera, proyectando una imagen de calma bajo fuego que reforzó su ventaja en las encuestas a un promedio de seis puntos sobre McCain, según RealClearPolitics.com.

Es Obama a quien se le acredita haber ayudado a romper el hielo entre los legisladores cuando el acuerdo del rescate estaba trabado en el Congreso.

Obama dijo que cabildeó ante varios miembros demócratas de la Cámara de Representantes que querían garantías que él, diciéndoles que “como potencialmente el próximo presidente”, aumentaría los esfuerzos para prevenir ejecuciones de viviendas.

La Cámara de Representantes aprobó el viernes el plan de rescate financiero con 263 votos a favor y 171 en contra.

En la televisión como en internet, el contraataque ya comenzó. El sitio político TalkingPointsMemo informaba que los republicanos volcaban la cuasi totalidad de sus fondos publicitarios para elaborar avisos políticos en contra de su rival Obama, mientras que éste apenas destinaba la mitad del presupuesto del rubro usando esta estrategia.

El debate del próximo martes siete entre Obama y McCain en Nashville (Tennessee, sur) debería indicar cuál es el tono de la campaña en esta nueva fase, a un mes del escrutinio.