• Pekín, China |
  • |
  • |
  • AFP y EFE

La caída de un recién nacido en una cañería de desagüe en China fue accidental y no se presentarán cargos contra su madre, informaron las autoridades locales el miércoles, añadiendo que el niño goza de buena salud.

La madre del niño, una mujer soltera de 22 años, había ocultado su embarazo y dio a luz de manera sorpresiva cuando se encontraba en una letrina de estilo turco el sábado.

El recién nacido cayó en la cañería del baño donde quedó atrapado, había informado la policía de Jinhua, en la provincia oriental de Zhejiang.

Los servicios de rescate tardaron una hora para cortar el conducto de 10 cm de diámetro, utilizando sierras y pinzas para extraer al bebé.

"Nuestras investigaciones muestran que fue un accidente", dijo a la AFP un oficial de la policía local, que pidió el anonimato, y confirmó que no se presentarán cargos en contra de la madre.

El bebé de 2,3 kilos (cinco libras) permaneció atrapado de dos a tres horas y sufrió de algunos cortes en su rostro y extremidades. Tras ser liberado, fue inmediatamente llevado al hospital y puesto en una incubadora.

El director del hospital, Wu Xinhong, dijo que el bebé goza de buena salud y está listo para ser dado de alta.

"Su estado es bueno, pero sus familiares no han venido a recogerlo todavía", dijo a la AFP.

Identificada la madre


La mujer que dio la alarma acerca de la presencia de un recién nacido en la tubería de desagüe de un inodoro en una vivienda de la provincia china de Zhejiang ha reconocido ser la madre de la criatura, publican hoy los medios locales.

La madre, una mujer soltera de 22 años y cuyo nombre no se ha dado a conocer, admitió a la Policía dos días después del rescate que había dado a luz al bebé en secreto en un inodoro del bloque de viviendas en el que residía.

El padre de la criatura, según explicó, se había desentendido del embarazo y ella no se sometió a un aborto -algo muy extendido como método anticonceptivo en China- porque no tenía dinero para pagarlo.

En cambio, mantuvo la gestación en secreto, vistiendo ropas anchas y ciñiéndose el vientre, explicó.

Según su versión, el pequeño se le escurrió en el parto al salir del vientre y cayó en la tubería.

Tras intentar sacarlo, sin éxito, y temerosa de que se descubriera que ella era la madre, avisó al casero de la vivienda sobre la presencia del bebé y éste a su vez alertó a los servicios de emergencia.

La madre ha renunciado a hacerse cargo de la custodia del pequeño.

El suceso generó multitud de comentarios en las principales redes sociales del país, entre ellas, Weibo -el Twitter chino-, donde los ciudadanos han manifestado su asombro por lo ocurrido y se han multiplicado las ofertas de ayuda al pequeño.