elnuevodiario.com.ni
  • Panamá |
  • |
  • |
  • EFE

La Unión Eólica Panameña (UEP), de capitales españoles, inició hoy el desembarco de las gigantescas piezas de los aerogeneradores del parque eólico de Penonomé, el primero de Panamá y el mayor de Centroamérica, que tendrá un costo de unos 440 millones de dólares, informaron fuentes empresariales.

Las primeras dos flotas con los distintos componentes de los aerogeneradores llegaron a principios de mes al puerto de Cristóbal, en la caribeña ciudad de Colón, detalló la compañía.

Se espera que a mediados de año sean trasladados a la comunidad de Penonomé, en la central provincia de Coclé, donde está ubicada la estación.

Según UEP, el traslado de los componentes de los aerogeneradores de Colón a Penonomé, a unos 230 kilómetros de distancia por carretera, constituirá una de las operaciones logísticas "más grandes del país", después de la construcción del Canal de Panamá.

"Se espera que el traslado inicie a mediados de año y que unos seis camiones se desplacen a la vez", indicó UEP en su documento.

La empresa explicó que pocas semanas después de su arribo a la subestación El Coco, en Penonomé, se iniciará el montaje de las turbinas, por lo que los primeros generadores podrían comenzarán a inyectar energía en la red a finales de año, una vez se completen las obras y se efectúen las pruebas de campo.

El proyecto contará con un total de 110 torres de aerogeneradores, distribuidas en un terreno de 19.000 hectáreas.

El 75% de la energía del parque eólico de Penonomé se generará durante los meses de la estación seca (entre diciembre y mayo), permitiendo el ahorro de agua y reduciendo la dependencia de los combustibles fósiles, principalmente del petróleo.

De igual forma permitirá a Panamá evitar la emisión de cerca de 450.000 toneladas de dióxido de carbono y mitigar la emisión de 1.000 toneladas de óxido de nitrógeno y 500 toneladas de dióxido de azufre al año.

Panamá cuenta con una capacidad instalada de generación eléctrica de 1.426 megavatios, de los cuales más de la mitad proviene de hidroeléctricas y el resto de plantas térmicas, según los datos oficiales.