elnuevodiario.com.ni
  • Tegucigalpa, Honduras |
  • |
  • |
  • ACAN-EFE

La Sociedad Interamericana de Prensa, SIP, expresó hoy su preocupación por la impunidad que prevalece en Honduras, donde desde 2003 han sido asesinados 35 periodistas.

Tras concluir una visita de tres días a Tegucigalpa de una comisión de la SIP encabezada por su presidente, Jaime Mantilla, éste dijo en rueda de prensa que es "preocupante la situación de violencia generada en Honduras en los últimos tiempos y la impunidad en la que están la mayoría de los casos".

Mantilla, junto a Claudio Paolillo, presidente de la comisión de Libertad de Expresión de la SIP y Alejandro Miró Quesada, miembro de la junta de directores de la SIP, llegaron el pasado lunes a Honduras para hacer una evaluación de la libertad de expresión en el país.

También integran la misión Fernán Molinos, en representación del diario La Prensa de Panamá y Héctor Peña, de El Nuevo Día de Puerto Rico.

El presidente de la SIP dijo que uno de los objetivos de su visita era conocer el contenido de la nueva Ley Marco de Telecomunicaciones que promueve el presidente hondureño, Porfirio Lobo, con quien se reunieron hoy en la Casa Presidencial en Tegucigalpa.

Según Mantilla, en la reunión el gobernante prometió "no insistir en la reforma a la ley siempre que exista un acuerdo de autorregulación" por parte de los medios de comunicación.

"El presidente nos ha dicho que él respeta y apoyará, si es que existe un acuerdo de autorregulación, y que si es así no insistirá en la reforma a las leyes que envió al Congreso Nacional", explicó.

La reforma es rechazada por la oposición y periodistas por considerar que el mandatario pretende atentar contra la libertad de expresión y de prensa, lo que ha rechazado en varias ocasiones Lobo, quien incluso ha advertido que si el Parlamento no la aprueba la llevará a referendo en las elecciones generales del 4 de noviembre.

Mientras tanto, Paolillo aseguró que la libertad de expresión en Honduras "está en peligro, porque están matando periodistas".

Entre 2003 y lo que va de 2013 en Honduras han sido asesinadas 35 personas vinculadas con los medios de comunicación entre propietarios, periodistas y comunicadores sociales, según organismos de derechos humanos locales, pero, según Paolillo, sólo 21 han muerto por ejercer la profesión.

"Nos vamos preocupados por la violencia contra los periodistas, porque los hechos muestran pocos avances, varios periodistas muertos y la autocensura, nos vamos con la preocupación que llegamos", subrayó.

Paolillo indicó además que les preocupa la negativa de las autoridades de seguridad de Honduras de facilitar a los periodistas información sobre hechos de violencia.

"Restringir esa información es atacar la libertad de expresión", enfatizó el dirigente, quien instó al ministro hondureño de Seguridad, Arturo Corrales, a que nombre un portavoz para que proporcione información a los medios.

La ola de violencia en Honduras deja un promedio de 20 muertes diarias, lo que hace figurar al país como uno de los más violentos del mundo, según organismos locales e internacionales.