elnuevodiario.com.ni
  •   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El ambientalista costarricense Jairo Mora, de 25 años, fue asesinado esta madrugada mientras realizaba un recorrido por playa Moín, en la provincia caribeña de Limón, donde protegía nidos de tortuga baula (Dermochelys coriacea).

Didihier Chacón, representante de la organización ambientalista Widecast, declaró a Efe que se encuentra "muy dolido" por lo sucedido y calificó a Mora como "un muchacho que creció protegiendo las tortugas del Caribe".

El activista asesinado trabajaba en el centro de protección animal Paradero Eco Tour, en Limón, y participaba con Widecast en el desarrollo de un proyecto en playa Moín para la conservación de tortugas baula, una especie en peligro de extinción.

Según informaron medios locales, Mora realizaba un recorrido de vigilancia en playa Moín junto a cuatro voluntarias extranjeras, cuando fue secuestrado por un grupo de cuatro sujetos encapuchados que ataron a las mujeres y las dejaron en una casa abandonada.

Posteriormente, el cuerpo de Mora fue hallado en la playa atado de manos.

El activista había denunciado días atrás en la prensa local que unas bandas de Limón saqueaban los nidos de las tortugas para vender los huevos en el mercado negro y que estos grupos también estaban asociados a narcotraficantes.

"Jairo había sido amenazado varias veces, pero seguía apoyando la conservación de las tortugas. En tres años de trabajar ahí recibimos mensajes indirectos de que los narcotraficantes y los maleantes de la zona querían que nos fuéramos del sitio", explicó Chacón.

El representante de Widecast afirmó que la delincuencia de Limón está "fuera de control" y que hace un mes las autoridades policiales acudieron al lugar en respuesta a una denuncia, pero estuvieron allí solo unos días.

"El Gobierno va cuando puede o cuando quiere", manifestó Chacón.

Sobre Mora, Chacón comentó que era "un muchacho vivaz" que terminó la secundaria y se dedicó a apoyar programas de protección de tortugas en varias zonas de Costa Rica.

"Él era un conservacionista. Se dedicó a proteger tortugas. Podía caminar 20 kilómetros por noche salvando nidos y hoy murió haciendo lo que le gustaba", expresó.

Chacón dijo que lo sucedido hoy es "una alerta a la degradación que esta sufriendo Costa Rica" y una "mala señal de como está evolucionando esta sociedad".

"No es posible que ciudadanos que cuidan la naturaleza tengan que sufrir este tipo de ataques", manifestó.

El caso está siendo investigado por el Organismo de Investigación Judicial (OIJ).