elnuevodiario.com.ni
  •   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, iniciará mañana el quinto y último año de su mandato con una alta popularidad, pero con críticas porque su Gobierno no ha podido atajar la violencia ni mejorar la situación económica.

Funes, primer gobernante de izquierda del país, presentará mañana ante la Asamblea Legislativa el informe de su cuarto año de gestión, mientras los salvadoreños están inmersos en una abierta campaña electoral a pesar de que los comicios presidenciales de 2014 ni siquiera han sido convocados, sino hasta el 23 de septiembre.

Tras 20 años de gobiernos de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), Funes asumió el poder el 1 de junio de 2009, arropado por el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), la antigua guerrilla que se enfrentó al Ejército salvadoreño durante la guerra civil (1980-1992).

El gobernante llega a su último año de mandato con una aprobación de 6.87 puntos, en una escala de 0 a 10, según una encuesta divulgada el martes por el Instituto Universitario de Opinión Pública (IUDOP) de la jesuita Universidad Centroamericana (UCA), que coincide con otros sondeos publicados en los últimos meses.

Pero la misma encuesta del IUDOP señaló que, también en consonancia con otros estudios recientes, la mayoría de salvadoreños considera que Funes sigue sin solucionar los principales problemas de la población, que son la violencia y la crisis económica.

Según la consulta, el 45,8% de los salvadoreños dijo que la situación económica "ha empeorado" durante la gestión de Funes, un 25,6 % que "ha mejorado" y 28,5 % que "sigue igual".

El 41.3% señaló que la delincuencia "ha aumentado", un 34.9% que "ha disminuido" y un 23.8% que "sigue igual", agregó el sondeo.

También indicó que el 72.6% de los salvadoreños consideró que la "tregua" que mantienen desde marzo de 2012 las pandillas Mara Salvatrucha y Mara 18, y en la que el Gobierno dice actuar como "facilitador", poco o nada ha disminuido la violencia.

Funes proclama que la "tregua" ha bajado los homicidios en alrededor del 52 % desde 2012 y que ha permitido al Gobierno impulsar un "proceso de pacificación" en el país.

Sin embargo, ARENA, ahora el principal partido opositor, ha cuestionado el papel del Gobierno en el pacto entre pandillas, así como su gestión en economía y otras áreas.