•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |

El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, destacó este sábado como el "sello" de su cuarto año de gobierno logros en el área social y dijo haber sacado al país de la violencia homicida producto de un proceso de distensión entre pandillas.

Las políticas sociales "son el sello esencial de nuestra gestión" y cuentan "con la máxima aprobación de la población", destacó el primer presidente de izquierda del país al presentar ante la Asamblea Legislativa el informe de su cuarto año de gobierno.

Bajo la bandera de la ex guerrilla izquierdista del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), Funes asumió la presidencia el 1 de junio de 2009 para un mandato de cinco años.

Con la reducción del promedio diario de homicidios de 14 a 5, producto de una tregua entre pandillas vigente desde el 9 de marzo de 2012, Funes dijo que el país descendió de 68 a 30 homicidios por cada 100.000 habitantes, con lo cual dejó de figurar como el segundo más violento del mundo, después de Honduras.

En el área de seguridad pública, el jefe de Estado explicó que su gobierno promovió el tránsito de un exclusivo sistema represivo a uno "preventivo", para lo que se pasó de contar con un presupuesto de 265,3 millones en 2009 a 371,8 millones en el presente.

En cuanto a la inversión social, según el gobernante el país pasó de un presupuesto anual 35,4 millones de dólares en 2008 a 182 millones de dólares en 2013.

La entrega de alimentos, uniformes, zapatos y paquetes de útiles escolares a 1,3 millones de niños y jóvenes de las escuelas públicas figuran como los programas más significativos para evitar la deserción de las escuelas.

Funes mencionó también que el analfabetismo descendió de un 18% en 2009 a un 13% en el año en curso.

El índice de pobreza pasó de un 40,5% en 2011 a un 34,5% en 2012, según el gobernante. Esta caída "significa 300.000 pobres menos", proclamó Funes.

Para "mejorar el desempeño" del Estado en la aplicación de políticas sociales, anunció la creación del "Ministerio de Desarrollo Humano Social".

Lo que El Salvador ha vivido en los últimos años, según Funes, es "el paso de un modelo de gestión de corte oligárquico -entendido como el gobierno de unos pocos para unos pocos- a un gobierno democrático y popular.