•   Bruselas, Bélgica  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Comisión Europea, CE, dijo hoy estar dispuesta a ayudar económicamente a la República Checa, Austria y Alemania para hacer frente a las medidas de emergencia necesarias por las graves inundaciones que viven estos países.

La ayuda, que primero tiene que se demandada por el Estado miembro afectado, procedería del Fondo Europeo de Solidaridad e iría dirigida al reembolso de parte del coste de las medidas de emergencias, indicó el Ejecutivo comunitario.

"Es muy pronto aún para determinar el alcance de los daños, pero en este momento ya estamos valorando cómo podríamos ayudar", señaló en la rueda de prensa diaria de la Comisión la portavoz de Política Regional, Shirin Wheeler.

Wheeler recordó que el Fondo de Solidaridad prevé ciertos umbrales máximos de ayuda por países y que en el caso de República Checa, Austria y Alemania son de 872 millones, 1.7 millones y 3.6 millones, respectivamente.

Los países afectados tienen 10 semanas para presentar su petición de asistencia y en principio todos tienen derecho a beneficiarse de estas ayudas, añadió la portavoz.

De momento, sólo Austria ha discutido esta posibilidad con la Comisión, pero ninguno de los tres ha solicitado nada de momento, ni tampoco ayuda al Centro de Respuesta a Emergencias de la Unión Europea.

El comisario europeo de Política Regional, Johannes Hahn, lamentó hoy las muertes causadas por las inundaciones y transmitió en un comunicado sus condolencias a los amigos y familias de los afectados.

Hahn quiso también tranquilizar a las comunidades que han sufrido la destrucción de sus casas, negocios y escuelas, así como a las autoridades locales al asegurarles que la UE está dispuesta a ayudarles todo lo que pueda dentro de los límites del Fondo de Solidaridad.

Este fondo fue establecido en 2002 a raíz de las graves inundaciones en Austria y cuenta con un presupuesto anual de 1,000 millones de euros.

La portavoz comunitaria aseguró, por otro lado, que la Comisión ya ha corregido las deficiencias de funcionamiento de este fondo por lo que el reembolso ya no tarda años sino meses, pero recordó que parte de la agilidad del proceso depende directamente del Estado miembro afectado que tiene que calcular los costes de las medidas