elnuevodiario.com.ni
  •   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente chino Xi Jinping, realiza este lunes una visita a Costa Rica, el único país centroamericano que reconoce a Pekín, y en la cual los anfitriones esperar cerrar acuerdos de cooperación, financiamiento y comercio por cerca de 4% de su Producto Interno Bruto.

Xi, quien llegó a San José procedente de Trinidad y Tobago --donde se reunió con mandatarios de nueve naciones del Caribe-- se reunirá esta mañana con la presidente Laura Chinchilla, con quien tiene previsto firmar una serie de acuerdos.

La reconstrucción de la carretera de montaña que une la mayor aglomeración con el principal puerto, la renovación de la flota de autobuses y taxis, y la financiación para modernizar la única refinería de petróleo figuran en la agenda de ambos jefes de Estado.

En una declaración difundida por escrito al llegar a San José, Xi elogió el rápido desarrollo de la relación bilateral desde la apertura de relaciones en 2007, marcada --dijo el documento-- por el "constante fortalecimiento de la confianza política mutua, los fructíferos resultados de la cooperación amistosa (...) como la creciente profundización de la amistad".

La visita del flamante jefe de Estado de la segunda economía mundial ocurre exactamente un mes después de la del presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Esto es un "fortísimo reconocimiento de las principales potencias del mundo, especialmente de las dos economías más dinámicas cuyos presidentes nos han visitado en un mes", dijo Chinchilla el viernes en un encuentro con corresponsales extranjeros.

Costa Rica es el único país de Centroamérica que tiene lazos diplomáticos con Pekín, mientras las otras naciones --incluida la Nicaragua sandinista-- reconoce aún a Taiwán, isla-estado que aceita los lazos con el puñado de países que la reconocen mediante un activo sistema de cooperación económica.

La ruptura con Taipei en 2007 fue manejada en Costa Rica con tanto sigilo diplomático que el Puente de la Amistad, que construyó Taiwán sobre el caudaloso río Tempisque pasó a ser llamado popularmente el "puente de la traición".

Pero para la pequeña Costa Rica (4,5 millones de habitantes y un PIB de 50.000 millones de dólares), la "apuesta Pekín" parece haber dado frutos.

Durante este sexenio, la cooperación china rondó los 160 millones de dólares, más que las donaciones conjuntas en ese período de España y Estados Unidos, los dos principales cooperantes históricos de Costa Rica.

China donó a Costa Rica equipos médicos, ayudas no reembolsables para planes sociales, una flota de 400 automóviles para la policía y un estadio polideportivo ultramoderno, conocido popularmente como la "joya" de la capital.

San José discute además con Pekín el desarrollo de una Zona Económica Especial, para que empresas chinas se instalen en Costa Rica y aprovechen los varios acuerdos de libre comercio para exportar a terceros países. Una "maquila", pero de productos de alto valor agregado.

Luego de la firma de acuerdos en la presidencia, Xi visitará la Asamblea Legislativa y se reunirá con el alcalde de San José y candidato presidencial oficialista, Johnny Araya.

Por la tarde el presidente y su esposa, Peng Liyuan, visitarán en forma privada a una familia campesina en una zona cafetalera de las afueras de la capital y por la noche ambos visitantes serán agasajados con un banquete oficial en el cierre de la agenda en Costa Rica.

Xi partirá el martes de mañana rumbo a Mexico, y luego el viernes y sábado irá a California (suroeste de EEUU) para reunirse con el presidente Barack Obama.

En la parte inicial de su primera gira latinoamérica Xi estuvo reunido el sábado con las autoridades del gigante gasífero Trinidad Tobago.

Xi y la primer ministro trinitaria Kamla Persad-Bissessar, suscribieron tres memorandos para reforzar la cooperación bilateral técnica, económica y cultural, y conversaron sobre proyectos en infraestructura y el sector energético.

"Estuvimos de acuerdo en avanzar activamente en nuestra cooperación en áreas clave", dijo Xi en una rueda de prensa.

"Vemos a China como un socio clave y como un potencial mercado para nuestros productos energéticos", señaló a su vez la primera ministra.

En la reunión conjunta los líderes caribeños plantearon al presidente chino distintos proyectos de cooperación en los sectores de energía, comercio, educación, turismo, agricultura, entre otros.

El primer ministro de Dominica, Roosevelt Skerrit, estimó que China ha demostrado que su compromiso con el Caribe es "serio" porque no sólo compromete su palabra para apoyar el desarrollo, sino que "tiene dinero invertido" en distintos proyectos.