Carlos Batista / AFP
  •  |
  •  |

El líder cubano Fidel Castro acusó este viernes a Estados Unidos de propiciar un magnicidio o una guerra civil en Venezuela, que haría estallar la economía mundial y golpearía a muchos países que, como Cuba, dependen del petróleo.

En el artículo "Un pueblo bajo el fuego", publicado en la prensa cubana, Castro alertó una vez más sobre planes para asesinar a su amigo y aliado el presidente Hugo Chávez, advirtiendo que el peligro no se aleja con un triunfo del sí en el referendo sobre reformas constitucionales del domingo.

"Las semanas y meses posteriores a esa fecha pueden llegar a ser sumamente duros para muchos pueblos, entre ellos el de Cuba", incluso si vence el chavismo, aseveró el líder de 81 años.

Estallido de economía mundial

Estados Unidos "no se detiene un minuto a pensar que un magnicidio o una guerra civil en Venezuela (...) harían estallar la economía mundial globalizada", dijo Fidel Castro, alejado del poder desde hace 16 meses por problemas de salud.

Castro vaticina que una crisis en Venezuela traería consecuencias para muchos países. Caracas impulsa millonarios proyectos energéticos en el marco de la Alternativa Bolivariana para las Américas, que forma con Cuba, Bolivia y Nicaragua, y abastece de crudo a los países miembros de Petrocaribe.

Castro, que otras veces ha alertado de la crisis del petróleo (cuyo actual precio se acerca a 100 dólares por barril), dijo que los precios podrían dispararse nuevamente ante un eventual magnicidio en Venezuela.

Castro dijo que habló "muy seriamente" con Chávez cuando éste visitó La Habana el 21 de noviembre sobre "sobre los riesgos de magnicidio a los que estaba exponiéndose constantemente en vehículos descubiertos".

Lo hizo, afirma Castro en su artículo, desde su experiencia "como blanco de planes de atentados" que han sido "directamente ordenados o inducidos por casi todas las administraciones de los Estados Unidos desde 1959".

"El imperio ha creado las condiciones propicias para la violencia y los conflictos internos", dice el líder cubano, al sostener que no basta con que Chávez venza en el referendo.

Castro también habló de crisis económica en Cuba y dijo que los nexos establecidos con Venezuela fueron determinantes tras la desaparición de la Unión Soviética.

"El intercambio de bienes y servicios de casi cero, se elevó a más de 7.000 millones de dólares anuales, con grandes beneficios económicos y sociales para ambos pueblos", afirmó.

De Venezuela "recibimos en la actualidad el suministro fundamental de combustible que consume el país, muy difícil de adquirir en otras fuentes dada la escasez de crudos ligeros, la insuficiente capacidad de refinación, el poder de Estados Unidos", aseveró.

Cuba recibe 92.000 barriles diarios de petróleo desde Venezuela con facilidades de pago, lo que representa casi 50 por ciento de lo que consume, lo que se complementa con crudo nacional, así como importaciones menores de otros mercados.

Alrededor de la sexta parte de los casi 60 artículos de Castro publicados desde el 29 de marzo bajo el cintillo "reflexiones" han sido dedicados a Chávez.