•  |
  •  |
  • END

TIFLIS, GEORGIA / AFP
Los soldados rusos abandonaron ayer domingo un primer puesto de control en Georgia y empezaron a desmantelar los restantes como parte de la esperada retirada tras la guerra de agosto.

Los rusos empezaron a retirarse de una zona tapón alrededor de la región separatista prorrusa de Osetia del Sur y del oeste de Georgia.

El sábado los georgianos y los estadounidenses afirmaron que Moscú trataba de retrasar su retirada por la bomba que estalló la víspera en Tsjinvali, la capital oseta, y que causó once muertos.

“Nuestros observadores fueron al puesto de control de Ali, al noroeste de Gori (centro de Georgia). Fue desmantelado”, anunció a la AFP un portavoz de la misión de observadores de la Unión Europea (UE) que controlan la retirada rusa.

“Se trata del primer retén desmantelado”, en el marco del acuerdo entre Moscú y la UE, agregó.

El portavoz del ministerio georgiano del Interior, Chota Utiashvili, también confirmó a la AFP que los soldados rusos abandonaron el control de Ali, en el que había “entre 20 y 30 soldados”, antes de precisar que “la policía georgiana se desplegará inmediatamente en esa zona”.

“Al parecer, la retirada (de las fuerzas rusas) ha comenzado”, declaró.

Sobre el terreno, en Ali, todo lo que quedaba ayer domingo de la presencia rusa era basura, latas de cerveza vacías, cajetillas de cigarrillos y los agujeros en el suelo de las tiendas de campaña de las tropas de Moscú.

El puesto de Ali es una de las posiciones rusas en la primera línea, la más alejada de Osetia del Sur, de la zona tapón de seguridad instalada por el ejército ruso.


Puestos de Gori serán desmantelados hoy lunes
El secretario del Consejo de Seguridad de Georgia, Alexander Lomaia, señaló a la AFP que las fuerzas rusas también se preparaban para abandonar el puesto de control de Perevi, cerca de Osetia del Sur.

Asimismo, los soldados rusos empezaron a levantar sus campamentos y recoger sus equipos de al menos otros tres puestos de control cerca de la ciudad de Zugdidi.

Fuentes georgianas y de la UE señalaron que los otros dos puestos de control rusos en Kvenatkotsa y Narvazeri, cerca de Gori, serán desmantelados el lunes.

Cerca del otro territorio separatista georgiano, Abjasia, un periodista de la AFP también constató preparativos para la retirada, en especial en los puestos de Kanti y Ckorotshku.

Según lo acordado con la UE, los rusos deben retirarse de las zonas adyacentes a Osetia del Sur y a Abjasia antes del 10 de octubre y regresar a las posiciones previas al conflicto con Georgia desencadenado el 7 de agosto.

En esa fecha, Tiflis lanzó una ofensiva militar contra Osetia del Sur. Moscú contestó al día siguiente con el envío masivo de tropas a territorio georgiano.

Los observadores de la misión de control de la UE en Georgia (MSUE) empezaron a patrullar esas zonas el 1 de octubre para comprobar la retirada de los rusos.

Según el Ministerio del Interior georgiano, antes del inicio de la misión de la UE unos 800 soldados rusos permanecían en 18 posiciones en las zonas lindantes.

El desmantelamiento de este primer puesto de control se produce dos días después de la explosión de un coche bomba cerca del Estado Mayor de las fuerzas de mantenimiento de la paz rusas en Tsjinvali.

El sábado, la fiscalía rusa acusó a las autoridades georgianas de estar detrás de lo que calificó como atentado. Tiflis lo desmintió enérgicamente.

Rusia reconoció la independencia de Abjasia y Osetia del Sur el 26 de agosto y tiene intención de seguir manteniendo sus tropas dentro de ambos territorios.