•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Tres semanas después de pagar 2,5 millones de euros para salir de la cárcel, Miguel Blesa, expresidente de Caja Madrid, entidad pública convertida en símbolo del fiasco bancario español, vio este miércoles cómo el juez lo enviaba de nuevo a prisión, esta vez sin fianza.

El magistrado madrileño Elpidio José Silva, que investiga su gestión al mando de la entidad bancaria, ordenó "el ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza de Miguel Blesa, por la aparición de nuevos indicios", informó el tribunal, que precisó que la fiscalía se había opuesto a esta medida.

Nombrado presidente de Caja Madrid en 1996, Blesa, cercano al ex jefe de gobierno José María Aznar, del PP, abandonó el cargo en 2009, antes de que ésta y otras seis cajas de ahorros menores se fusionasen para crear Bankia, banco nacionalizado el año pasado para evitar su quiebra.

Cercano al conservador Partido Popular (PP) del jefe del gobierno español, Mariano Rajoy, Blesa, de 65 años, pasó una noche entre rejas el 16 de mayo, convirtiéndose en el primero de los grandes banqueros del país en ingresar en prisión desde el naufragio del sector bancario español.

Fue puesto en libertad al día siguiente, tras reunir los 2,5 millones de euros que le reclamaba la justicia como fianza.

Inmediatamente, la organización ultraderechista Manos Limpias, que originó la investigación sobre Blesa mediante una demanda como acusación popular, anunció que pediría su ingreso en prisión sin fianza ante "el riesgo de fuga y la destrucción de pruebas".

El banquero es investigado principalmente por la compra en 2008 por parte de Caja Madrid de un banco estadounidense, el City National Bank of Florida, señalado en el escándalo de las 'subprimes'.

En su resolución de abril, Silva señalaba "indicios racionales de responsabilidad criminal" en dicha adquisición, realizada por un total de 1.117 millones de dólares cuando el valor real de la entidad era, afirma, de 581 millones.

Esta compra se inscribe, según el juez, en una "pésima gestión bancaria" que pudo ocasionar el "riesgo sistémico de Caja Madrid en el contexto de crisis económica".