•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un español instructor de kung-fu que se hacía pasar por "maestro Shaolin" está siendo investigado por el asesinato de una prostituta nigeriana fallecida hoy tras haber recibido una paliza y de una colombiana cuyos huesos fueron descubiertos en su gimnasio.

El caso, conocido el domingo tras la detención del sospechoso en Bilbao, en el norte de España, y el hallazgo en su gimnasio de una mujer en coma gravemente herida, causó conmoción entre la población de la localidad vasca, temerosa de que se tratase de un asesino en serie.

Juan Carlos Aguilar, gerente de 47 años del gimnasio "Zen4", donde ofrecía cursos de kung-fu Shaolin, un arte marcial china, fue enviado a prisión este miércoles por un juez de instrucción tras haberlo interrogado durante varias horas.

Mientras, la policía continuaba las investigaciones para determinar si el presunto asesino habría cometido otros crímenes anteriormente, indicó a la AFP un portavoz de la policía vasca.

Juan Carlos Aguilar, autoproclamado fundador de un "monasterio budista" llamado "Océano de la Tranquilidad" y a quien los medios españoles presentaron como "muy perturbado", fue detenido en su gimnasio por la policía, que fue alertada por un vecino que había oído gritos.

Tras forzar la puerta de entrada, la policía descubrió a una mujer que había sido víctima de una "agresión muy violenta" y arrestó a Aguilar, que se encontraba en el lugar.

La mujer, una joven nigeriana de 29 años dedicada a la prostitución, fue transportada en estado de coma a un hospital, donde falleció hoy a causa de sus heridas. Según la prensa española, había sido hallada atada de pies y manos y sufrió graves golpes e incluso mutilaciones.

Sin embargo, el sospechoso podría haber cometido otro crimen: las pesquisas iniciadas por los investigadores el domingo permitieron encontrar huesos humanos en una de las salas del gimnasio, escondidos en bolsas de plástico bajo uno de los tatamis, afirman los medios.

Dichos huesos "son de una mujer colombiana de 40 años", agregó el portavoz policial, sin precisar si también se dedicaba a la prostitución como afirmaba la prensa local.

La policía científica también registró el domicilio del profesor de kung-fu en Bilbao, mientras grupos de buzos inspeccionaban los fondos de la ría que divide la ciudad.

De momento, no se han descubierto nuevas presuntas víctimas.

Aguilar se dio a conocer en los años 90 en España proclamándose en los medios de comunicación como el primer occidental "maestro Shaolin".

También había sido erróneamente presentado como excampeón de España, e incluso del mundo, de kung-fu.

Sin embargo, el Templo Shaolin de España, que asegura ser él único centro del país reconocido por el Templo Shaolin de China, afirmó ayer martes que "nada tiene que ver" con Aguilar, quien "no es monje y no tiene generación o graduación directa por el templo Shaolin de Henan, ni es un representante del templo".