•   Damasco  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El ejército sirio, apoyado por la guerrilla chiita libanesa Hezbolá, tomó el control este miércoles de la estratégica ciudad de Quseir, bastión de los rebeldes desde hacía un año, obteniendo así una importante victoria en la guerra.

Quseir, que se encuentra en la carretera que une Homs (centro) al litoral sirio, cerca de la frontera libanesa, está considerada una localidad estratégica, ya que pueden llegar armas y combatientes para los rebeldes desde Líbano.

siria guerra

Para las fuerzas leales al presidente sirio, Bashar al Asad, también es estratégica, ya que se encuentra entre Damasco y el mar Mediterráneo, en plena zona alauita (la confesión de Asad), que es un bastión del régimen.

La reconquista de Quseir coincide con una reunión entre representantes de la ONU, Rusia y Estados Unidos para intentar organizar una conferencia de paz internacional sobre Siria en Ginebra.

Medios oficiales sirios anunciaron este miércoles la reconquista de Quseir por parte de las tropas gubernamentales, que lanzaron una ofensiva el pasado 19 de mayo, lo cual fue confirmado por fuentes opositoras.

Según el ejército sirio, “al alba, nuestras fuerzas armadas pudieron restablecer la seguridad en Quseir y limpiarla de terroristas (los rebeldes, ndlr) después de una serie de operaciones delicadas en esta ciudad y en las localidades aledañas”.

Fuentes opositoras reconocieron la caída de Quseir.

“Sí, hermanos, perdimos esta batalla”, escribió la Comisión General de la Revolución Siria en su página Facebook.

La oposición siria se comprometió a continuar con “la revolución” pese a esta derrota. La Coalición Nacional de la oposición pidió a las Naciones Unidas y a las grandes potencias que “intervengan rápidamente para proteger a los civiles y poner fin a los actos de venganza y a las matanzas”.

 

Siguen esfuerzos diplomáticos

Mientras la violencia ya ha causado más de 94,000 muertos y llevado al éxodo a cinco millones de personas desde marzo de 2011, la ONU, Estados Unidos y Rusia celebraron en Ginebra una reunión preparatoria con miras a la conferencia de paz internacional deseada por Washington y Moscú -- que podría llevarse a cabo en julio-- y que prevé otra para el 25 de junio.

 

Francia y Reino Unido anunciaron por su lado que tienen pruebas de la utilización de gas sarín en Siria y el presidente francés, François Hollande, consideró que esos elementos “obligan a la comunidad internacional a actuar”.

 

Por su parte, Irán “felicitó al ejército y al pueblo sirios” por la victoria frente a los “terroristas” en Quseir.