elnuevodiario.com.ni
  •   Antigua, Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, urgió este jueves a Centroamérica a avanzar en la discusión de una estrategia antidrogas para reducir la violencia del narcotráfico que desangra a sus países.

"Esperamos que la discusión se haga rápido en Centroamérica, hay países que tienen más urgencias que otros, el problema de la violencia (en esa región) debe ser atendido con mayor urgencia", declaró Insulza, a pocas horas de que concluya la asamblea de cancilleres de la OEA, en la ciudad de Antigua Guatemala.

Insulza señaló que aunque no existen "esquemas perfectos" para enfrentar el problema de la drogas, la OEA apoyará las iniciativas que surjan en la región para reducir los alarmantes niveles de violencia generada por los carteles y las pandillas.

"La tregua de las maras en El Salvador ha disminuido la violencia en ese país (...) hay mucha incertidumbre pero la vamos a seguir apoyando y si Honduras entra por el mismo camino, también la vamos a apoyar", destacó Insulza, al referirse a las temidas pandillas Mara Salvatrucha y Mara 18 que operan en esos dos países y en Guatemala.

Centroamérica, que conforma junto a México el puente por donde pasa el 90% de la cocaína sudamericana consumida en Estados Unidos, es la zona más violenta del mundo según la ONU, con unos 20.000 asesinatos al año, alrededor de un 80% de estos en el llamado Triángulo Norte, que forman Honduras, Guatemala y El Salvador.

"El precio que estamos pagando los países de tránsito es injusto y e intolerable (...) Nuestros gobiernos están desbordados", dijo en la plenaria de la Asamblea General la canciller de Honduras, Mireya Agüero, cuyo país tiene el récord mundial de homicidios, 84 por cada 100.000 habitantes.

En la última jornada del 43 periodo de sesiones de la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), los cancilleres coincidieron en la necesidad de una estrategia "integral", que vaya más allá de la represión policial y militar que centra la guerra antidrogas que impulsa Estados Unidos desde hace 40 años.