•   México  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente Xi Jinping abrió caminos para mayores inversiones de China en América Latina, a la que auguró una nueva “época de oro”, en su visita a países socios de Estados Unidos durante su primera gira por la región, que concluyó este jueves, consideraron analistas.

“Para China es muy importante este acercamiento con América Latina, porque ya somos grandes importadores de sus productos y ahora China da los siguientes primeros pasos como inversor”, dijo a la AFP, Manuel Valencia, director del programa de Negocios Internacionales del Tecnológico de Monterrey, una de las mayores universidades privadas de México.

Durante su discurso el miércoles ante el Senado mexicano, Xi ensalzó el futuro de América Latina, asegurando que está entrando en una nueva “época de oro”.

Pekín ha impulsado en los últimos años una activa política comercial y de inversiones en América Latina para asegurarse el aprovisionamiento de materias primas necesarias a su rápido crecimiento y ganar influencia geopolítica frente a Estados Unidos.

La relación con México, segunda economía latinoamericana, era una asignatura pendiente para ambos países, que atravesaron por fuertes desacuerdos.

El déficit de la balanza comercial de México con el gigante asiático se fue incrementando y en 2012 llegó a una diferencia de casi 10 a 1 (México importó 57,000 millones de dólares y exportó 5,721 millones).

Xi y el actual presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, reactivaron la relación y elevaron su categoría a una asociación estratégica integral.

Los dos países, históricos competidores por el acceso de sus productos al mercado estadounidense, pactaron mecanismos gubernamentales y empresariales para relanzar sus vínculos, cada uno por motivaciones diferentes, señaló a la AFP, Enrique Dussel, coordinador del Centro de Estudios China-México, de la pública Universidad Nacional Autónoma de México. El gigante asiático pretende “tomar un posicionamiento global: con este viaje hace un acto de presencia en América Latina, en países muy cercanos a Estados Unidos, siguiendo incluso los pasos de Obama y logrando un acercamiento significativo”, señaló Dussel.

 

Bajo porcentaje

La participación de la región América Latina-el Caribe en el comercio chino sigue en niveles reducidos: representó el 6% de las exportaciones chinas y el 7% de sus importaciones en 2011, según la Cepal.

 

Generosidad con pequeños aliados

En Costa Rica, Xi suscribió el lunes multimillonarios acuerdos de cooperación sobre infraestructura, energía, educación y comercio, y consideró la relación con este país --el único de Centroamérica que tiene lazos diplomáticos con Pekín-- de “ejemplo de cómo cooperar entre países de diferentes tamaños”.
En su primera parada latinoamericana, Xi se reunió en Trinidad y Tobago con líderes de ocho naciones del Caribe que, junto con la isla anfitriona, reconocen a China y rechazan los reclamos independentistas de Taiwán, lo cual fue interpretado como otro gesto para equilibrar la enorme influencia de Estados Unidos en la región.


"Para China es muy importante este acercamiento con América Latina, porque ya somos grandes importadores de sus productos y ahora China da los siguientes primeros pasos como inversor".

Manuel Valencia
Analista mexicano