•   Antigua, Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

 

La Declaración de Antigua aprobada hoy por la 43 asamblea general de la OEA incorpora a la salud pública, educación, e inclusión social en el nuevo enfoque antidrogas que busca consensuar la región antes de 2016.

La hoja de ruta convenida por los Cancilleres en la Declaración de Antigua incluye la celebración de una asamblea general extraordinaria de la OEA en 2014, para definir las líneas de discusión de la estrategia continental sobre las drogas para el período 2016-2020.

El documento, de 20 puntos, aprobado en la medianoche del jueves, hace énfasis en que el hemisferio "continúe avanzando de manera coordinada en la búsqueda de soluciones efectivas al problema mundial de las drogas bajo un enfoque integral (...) que incorpore la salud pública, educación, e inclusión social".

Los 34 países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA) establecieron que "el abordaje de nuevos enfoques sobre el problema mundial de drogas en las Américas" esté "basado en el conocimiento y la evidencia científica".

También señalaron que "es necesario" que la región, "en base al principio de responsabilidad común y compartida", fortalezca e impulse la cooperación hemisférica, "reconociendo, entre otros, los diferentes impactos y manifestaciones en cada país" del problema de las drogas.

Los países de la OEA reconocen la "importancia de implementar plenamente la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes enmendada por el Protocolo de 1972, el Convenio sobre Sustancias Sicotrópicas de 1971 y la Convención de las Naciones Unidas contra el Tráfico Ilícito de Estupefacientes y Sustancias Sicotrópicas de 1988, que constituyen el marco del sistema internacional de fiscalización de drogas".

Además "reconocen al Mecanismo de Evaluación Multilateral (MEM) como el único instrumento hemisférico válido para la evaluación de las políticas de control de drogas en los países que componen el sistema interamericano", y que "la evaluación de las políticas de control de drogas debe ser un ejercicio multilateral".

La OEA señaló en su Declaración de Antigua que "las políticas de drogas deben contener una perspectiva transversal de derechos humanos (...) con el fin de promover y lograr el bienestar de la persona, su inclusión social, el acceso a la justicia, a la salud, entre otros".

El compromiso hemisférico de emprender mayores esfuerzos para reducir eficazmente la demanda de drogas, y también para fortalecer esfuerzos destinados a reducir la oferta ilícita de drogas, están incluidos en la declaración final de la 43 asamblea general de la OEA.

Los países de la continente señalan en su Declaración de Antigua que para reducir los niveles de violencia asociados al problema mundial de las drogas resulta esencial aplicar y fortalecer medidas más eficaces para prevenir la fabricación y el tráfico ilícitos de armas de fuego, municiones, explosivos y otros materiales relacionados, así como su desvío hacia los grupos delictivos".

También su compromiso de incrementar, en el marco de las legislaciones internas de cada Estado, los esfuerzos para prevenir, detectar y sancionar las operaciones de lavado de activos provenientes de actividades delictivas, y reforzar la cooperación internacional para prevenir el ingreso, flujo y egreso de dichos activos a los sistemas financieros.

La 44 asamblea general de la OEA se celebrará en junio de 2014 en Paraguay.