•   La Habana, Cuba  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El ministro de Economía, José Luis Rodríguez, descartó este lunes que en Cuba se desate una" situación de hambruna" debido a la escasez de alimentos provocada por el efecto destructor de dos huracanes hace un mes.

"No hay razones para especular ni levantar expectativas de una situación de hambruna. Ninguna de esas cuestiones tiene ninguna razón de ser en nuestro caso", dijo a la televisión el también vicepresidente del Consejo de Ministros que encabeza Raúl Castro.

Los huracanes Gustav e Ike barrieron toda la isla en la primera quincena de setiembre, dejando pérdidas de 5.000 millones de dólares, cosechas arruinadas, almacenes de alimentos derribados, y granjas pecuarias afectadas.

El golpe tuvo un efecto inmediato en la venta de productos agrícolas, que descendió un 80% de agosto a setiembre, según cifras oficiales, y se mostró en un rápido desabastecimiento en los agromercados.

Rodríguez aseguró que "está garantizada la alimentación de la población", pues el país dispone de inventarios para casos de catástrofes, prevé importaciones de alimentos en 2008 superiores a los 2.000 millones de dólares y está en condiciones de realizar compras adicionales.

"Si es necesario (compras adicionales) se hará y se dispone de los medios para ello", afirmó.

Admitió que tardará tiempo estabilizar la producción y venta de alimentos, aunque "se han adoptando medidas para ordenar la distribución de los alimentos que disponemos a partir de un control sobre la especulación por la vía de limitar los precios en los mercados de oferta y demanda y de aumentar la oferta en los mercados agropecuarios estatales".

El ministro dijo que la industria alimentaria está aumentando la producción de leche y yogurt de soya, embutidos, pastas y otros alimentos para compensar la falta de productos en esta etapa.