•   Washington, EEUU  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La Corte Suprema de Estados Unidos escuchó el lunes la queja de tres fumadores que deseaban demandar judicialmente a la tabacalera Altria por haberlos engañado al etiquetar sus cigarrilos como "light" cuando éstos no eran menos nocivos para su salud.

En la audiencia, los nueve jueces interrogaron a los abogados sobre el caso, que podría tener importantes consecuencias financieras para las tabacaleras, demandadas por numerosos ex fumadores en base a acusaciones comparables.

Los jueces reprocharon al Estado y a su comisión federal de comercio (FTC) de ser conscientes desde hace años de que los cigarrilos "light" eran tan peligrosos para la salud como los otros y de no haber actuado en consecuencia.

"Han inducido al error a todos aquellos que compraron estos cigarrillos desde hace hace tiempo", declaró el juez Samuel Alito al abogado representante del gobierno de George W. Bush y la FTC, Douglas Hallward-Driemeier, quien intentaba respaldar la posición de los tres fumadores contra el gigante tabacalero.

Pero el caso está en realidad centrado en la cuestión de la posibilidad de las tabacaleras de usar todas las técnicas de marketing para promover sus productos.