•   California  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Estados Unidos y China anunciaron ayer que acordaron “trabajar conjuntamente y con otros países” para reducir las emisiones de un tipo de gas de efecto invernadero, los hidrofluorocarbonos (HFC), presentes en muchos electrodomésticos.

Tras su reunión de ayer en California, el presidente estadounidense, Barack Obama, y su homólogo chino, Xi Jinping, se comprometieron a reducir progresivamente “la producción y consumo de los gases HFC”, que han sido adoptados por la industria como sustituto de gases que afectan a la capa de ozono.

Aunque los HFC no atacan a la capa de ozono, contribuyen en alto grado al efecto invernadero y al cambio climático, y son aún utilizados en refrigeradores, aparatos de aire acondicionado o maquinaria industrial, especialmente en países en desarrollo.

“Una rebaja progresiva de los HFC podría potencialmente reducir el equivalente a unas 90 gigatoneladas de CO2 para 2050, alrededor de dos años de emisiones de gases de efecto invernadero”, indicó la Casa Blanca en un comunicado en el que anunció el acuerdo con China.

Durante los últimos cuatro años, Estados Unidos, Canadá y México han propuesto que se enmiende el Protocolo de Montreal de 1987, que consiguió un compromiso para acabar con el uso de los CFC (clorofluorocarburos) y de los HFC (hidroclorofluorocarburos), que reducían la capa de ozono.

No obstante, el uso de los HFC comenzó a crecer como sustitutos de los CFC y HCFC.

La Casa Blanca afirmó ayer que el compromiso con China para conseguir añadir los HFC en el Protocolo de Montreal es “un importante nuevo paso para hacer frente al cambio climático”.

Obama y Xi se reunieron el viernes y ayer en un complejo residencial de Rancho Mirage (California) para tratar en una atmósfera más privada asuntos bilaterales de defensa, comerciales, propiedad intelectual y cambio climático, entre otros.