•   San José, California  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, defendió ayer que el equilibrio entre privacidad y seguridad en su país es el “correcto”, ante las acusaciones de que su Gobierno ha favorecido un Estado de “Gran Hermano” a través del acceso secreto a registros de llamadas y datos de internet.

Obama se pronunció por primera vez sobre las prácticas de la Agencia Nacional de Seguridad, NSA, al tiempo que aumentan los detalles sobre los registros de inteligencia, que según diversos medios afectan a las 3 mayores compañías telefónicas del país, a 9 proveedores de internet y a varias empresas de tarjetas de crédito.

“No se puede tener un 100% de seguridad y tener también un 100% de privacidad, y cero inconveniencias. Vamos a tener que tomar decisiones como sociedad”, dijo Obama en una conferencia de prensa en San José (California).

“En términos abstractos, la gente puede quejarse de que esto es el Gran Hermano y de que este es un programa que se nos ha ido de las manos. Pero cuando miras de verdad a los detalles, creo que hemos alcanzado el equilibrio correcto”, aseguró.

El mandatario subrayó que “nadie está escuchando el contenido de las llamadas de la gente” ni “leyendo sus correos electrónicos”, y aseguró que las actividades de la NSA cuentan con un “amplio apoyo bipartidista” en el Congreso y son continuamente supervisados.

Las prácticas comenzaron bajo el Gobierno de George W. Bush a raíz de los atentados del 11-S, y encontraron apoyo legal en una provisión de la ley antiterrorista de 2001 y otras legislaciones de 2007 y 2008 por las que el Congreso amplió los poderes del Ejecutivo bajo la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (Fisa), de 1978.

“Cuando llegué al poder, tenía un escepticismo sano acerca de estos programas”, confesó Obama. “Los revisamos por completo y aumentamos la supervisión y los controles. Pero mi evaluación y la de mi equipo es que nos ayudan a prevenir ataques terroristas”.

Por otro lado, el Parlamento británico será informado sobre los vínculos entre la agencia de escuchas del Reino Unido y el polémico programa de vigilancia sobre internet de Estados Unidos.

Seguridad y privacidad

El mandatario recordó, no obstante, que en su discurso de finales de mayo en la Universidad Nacional de Defensa abogó por “salir de este estado mental de guerra perpetua” al terrorismo.
“Una de las cosas que tenemos que debatir es cómo estamos llegando a este equilibrio entre la necesidad de mantener seguros a los estadounidenses y nuestras preocupaciones sobre la privacidad. Y doy la bienvenida al debate”, aseveró el mandatario.