•   Panmunjom, Corea  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Las dos Coreas se reunieron este domingo en la aldea fronteriza de Panmunjom para preparar futuras negociaciones de alto nivel, en los primeros contactos bilaterales en años y tras meses de tensiones militares alimentadas por las ambiciones nucleares de Corea del Norte.

Estas discusiones, organizadas en el lugar preciso donde se firmó el armisticio que puso fin a la Guerra de Corea (1950-1953), duraron dos horas. Los jefes de la delegación volvieron a reunirse por la tarde para nuevas consultas.

“La atmósfera general fue [...] tranquila y la discusión se llevó a cabo sin obstáculos”, declaró el portavoz del Ministerio Surcoreano de Unificación, Kim Hyung-Seok.

Los delegados hablaron del orden del día, el lugar y el calendario para un primer encuentro a nivel ministerial, el primero desde 2007, que podría llevarse a cabo el próximo miércoles en Seúl.

La agenda debe centrarse en la restauración de las relaciones comerciales bilaterales suspendidas, incluyendo la reapertura del complejo industrial intercoreano de Kaesong, situado 10 km al norte de la frontera cerrada por Pyongyang en abril, cuando las tensiones en la península estaban en su punto álgido.

Los contactos de Panmunjon se producen unas horas después de terminada la cumbre entre el presidente estadounidense Barack Obama y su homólogo chino Xi Jinping en California.

Los dos dirigentes constataron su convergencia sobre la situación norcoreana y afirmaron estar “plenamente de acuerdo sobre los objetivos” de “desnuclearización” de la península, según el consejero de seguridad nacional estadounidense, Tom Donillon.

China es el único aliado de peso de Corea del Norte, pero se mostró irritado por la agresividad de los últimos meses del joven dirigente de la dinastía comunista norcoreana, Kim Jong-Un. China, que mantiene bajo asistencia económica a Corea del Norte, votó en la ONU las últimas sanciones contra el régimen.

El giro radical e inesperado de Corea del Norte que el jueves propuso abrir un diálogo con el Sur, fue favorablemente recibido, pero algunos especialistas piden prudencia.