•   China  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El exministro chino de Ferrocarriles compareció este domingo ante un tribunal de Pekín, acusado de abuso de poder y de corrupción, en el primer gran juicio contra la corrupción bajo la Presidencia de Xi Jinping.

Liu Zhijun, de 60 años, puede ser condenado a la pena de muerte o a una larga reclusión criminal. El veredicto será anunciado en los próximos días.

Liu fue expulsado del Partido Comunista Chino en 2011 y se le acusa de haber cobrado unos US$10 millones en sobornos entre 1986 y 2011, según el acta judicial citada por la agencia Xinhua.

También se le acusa de favoritismo en beneficio de 11 personas, a través de aumentos de sueldo o de atribución de contratos.

La televisión estatal china difundió imágenes del exministro, interrogado de pie y visiblemente más delgado, en la sala del tribunal de Pekín donde comenzó el juicio.

La audiencia no fue anunciada de antemano y el público autorizado a seguir los debates fue seleccionado minuciosamente, como suele hacerse en China.

Los actos de Liu Zhijun afectaron considerablemente la imagen de la red ferroviaria china, muy admirada hasta entonces por la rapidez de su construcción.

“La malversación de Liu causó importantes prejuicios a las finanzas públicas y a los intereses del Estado y del pueblo”, afirmó la agencia Xinhua.

En abril, Liu cambió de abogado porque el que tenía no podía garantizarle escapar a la pena de muerte.

Su nuevo abogado, Qian Lieyang, dijo al Diario del Pueblo que su cliente no rechazó este domingo los cargos en su contra y que los debates giraron en torno a las cantidades desviadas por el exministro.

El presidente Xi Jinping, que asumió el cargo en marzo, se ha comprometido a luchar contra la corrupción a todos los niveles.

Cada nuevo Gobierno anuncia a su llegada que la lucha contra la corrupción será una prioridad, pero hasta ahora no se han lanzado grandes operaciones.