•   MIAMI  |
  •  |
  •  |
  • AP

Una ex agente de la policía argentina que descubrió un maletín con 800 mil dólares supuestamente destinado a la campaña presidencial de Cristina Fernández declaró el martes que un funcionario de aduanas le pidió que dejaran pasar ese equipaje sin inspeccionarlo.

María Luján Telpuk, quien saltó a la fama tras la confiscación del maletín el 4 de agosto del 2007, manifestó que como el avión rentado por el gobierno argentino había llegado más tarde de lo previsto, el agente de aduanas Jorge Lamastra le sugirió que no revisaran el equipaje de los pasajeros.

"Esto sucedió después que llegó el vuelo, que (Lamastra) me dijo que ya era tarde y que dejáramos pasar el equipaje", expresó Telpuk en su segundo día de declaraciones como testigo de la defensa en el juicio del empresario venezolano Franklin Durán, acusado de haberse asociado junto a otras cuatro personas para ocultar el origen y el destino del dinero del maletín.

Telpuk, que tras la confiscación del maletín renunció a su puesto de agente de policía aeroportuaria y posó desnuda para la revista Playboy, aclaró que Lamastra "nunca" le pidió que se retirara de su puesto de control en el Aeropuerto Jorge Newbery esa madrugada.

Durán está acusado también de haber actuado ilegalmente en Estados Unidos como agente del gobierno venezolano. De los cinco acusados, es el único que se ha declarado inocente y por ello es enjuiciado. Si el jurado lo declara culpable, podría ser condenado como máximo a 15 años en prisión.

Otros tres acusados —dos venezolanos y un uruguayo— se declararon culpables y cooperan con el gobierno estadounidense para que les reduzcan sus condenas. El quinto, un supuesto agente de inteligencia venezolano, está prófugo.

Los fiscales alegan que el dinero del maletín era uno de los tantos envíos del gobierno del presidente venezolano Hugo Chávez a la campaña de Fernández, la actual presidenta argentina.

Al comienzo de sus declaraciones, Telpuk, que lucía una minifalda y chaqueta oscuras ajustadas al cuerpo y zapatos negros charolados de taco alto, se mostró tranquila. Luego lució más nerviosa y en varias oportunidades le pidió a los fiscales que repitieran sus preguntas porque no las había entendido.

En una improvisada rueda de prensa realizada afuera del tribunal al terminar la audiencia, manifestó su molestia por la forma en que fue interrogada por los fiscales. La acompañaban tres custodios.

"Lo que más me molestó fue la manera en que se dirigieron a mí la gente de la otra parte", expresó la ex policía de 27 años. "Lo que estoy contando es la verdad, no tengo porqué mentir ... y es totalmente diferente al testimonio de Antonini Wilson".

Dijo que entre lo que más le molestó fue que le preguntaran cuánto dinero había ganado por posar para Playboy —cerca de 9.000 dólares en total en Argentina y Venezuela— y cuánto ganaba por su participación en un programa televisivo de realidad simulada en su país (unos 700 dólares).

Durante su testimonio, expresó también que existían "pequeñas diferencias muy importantes" entre el testimonio de Guido Alejandro Antonini Wilson — el empresario venezolano-estadounidense al que le confiscaron el maletín— y lo que sucedió verdaderamente cuando ella inspeccionó la valija que tenía el dinero.

Antonini, que tras la confiscación salió de Argentina legalmente y resolvió cooperar con el FBI para que no lo detuvieran ni procesaran, fue el testigo más importante de la fiscalía en este juicio, que ya va por su sexta semana.

"El señor Antonini dijo que tenía la maleta en su poder y la había llevado al escáner. Eso es mentira", expresó Telpuk.

Según su declaración, el piloto del avión fue quien llevó las maletas al escáner y cuando ella vio a través del monitor algo sospechoso en el maletín confiscado, le pidió al piloto que llamara al dueño. Fue entonces que apareció Antonini, de acuerdo con la ex policía.

Al señalar otra de las diferencias con el testimonio de Antonini, dijo que el empresario manifestó que "Lamastra le pidió que abriera la valija, y eso tampoco fue así", porque ella fue quien se lo ordenó dos veces.

Sostuvo, asimismo, que "Antonini dijo que la valija no era de él (en su testimonio en el juicio), pero frente a mí en todo momento dijo que era suya".