•   Ciudad del Vaticano  |
  •  |
  •  |
  • EFE y ABC

La comisión teológica de la Congregación para la Causa de los Santos ha aprobado el segundo milagro que se produjo por intercesión del papa Juan Pablo II, después de ser beatificado, según informaron ayer fuentes vaticanas.

Este reconocimiento abre paso a la canonización del papa polaco, pero debe ser aprobado por la comisión de cardenales, y recibir el visto bueno definitivo del papa Francisco.

Juan Pablo II podría ser proclamado santo el próximo domingo 20 de octubre, fecha que ya se barajaba por su cercanía al 35 aniversario de su pontificado, entre el 16 de octubre de 1978 --cuando fue elegido papa-- y el 22, cuando presidió la misa de entronización.

Sobre la naturaleza de este segundo milagro, el Vaticano mantiene un mutismo absoluto.

El martes 18 de junio, la comisión de teólogos ha certificado que la gracia obtenida se corresponde con una petición clara y comprobada a la intercesión del beato Juan Pablo II.

Según el diario italiano Il Giornale, se trata de la curación inexplicable de «una mujer de Costa Rica afectada de una grave lesión cerebral».

El diario añade que la interesada había pedido a Juan Pablo II su curación, mientras que en cambio su familia había perdido la fe, precisamente, por el disgusto de la enfermedad. Como han recuperado la fe al ver la curación inexplicable, se trataría de un “doble milagro”.

Entre los requisitos para que una curación extraordinaria sea declarada milagrosa figuran que sea científicamente inexplicable, repentina y también duradera. En este caso, el período de dos años, desde mayo del 2011, es suficiente.

 

El primer milagro

El 1 de mayo de 2011, Benedicto XVI proclamó beato a su antecesor, Juan Pablo II (1920-2005), después de que se le atribuyera el milagro de sor Marie Simon Pierre, quien se curó de manera inexplicable para la ciencia de la enfermedad de Parkinson, la cual padecía.