•   Dehradun, India  |
  •  |
  •  |
  • AFP


Miles de peregrinos y turistas permanecían refugiados en bosques este viernes esperando ser rescatados, casi una semana después de que sorpresivas inundaciones y deslizamientos de terreno tuvieron lugar en el norte de India, destruyendo aldeas y dejando al menos 150 muertos, indicaron fuentes oficiales.

Helicópteros y miles de soldados fueron desplegados para socorrer a las personas bloqueadas en lugares remotos de peregrinaje después de que las devastadoras lluvias del monzón cayeron en el estado de Uttarakhand, en el Himalaya, el pasado fin de semana.

Los socorristas que lograron acercarse a los damnificados están cortando árboles y la vegetación para que los helicópteros militares logren aterrizar y evacuar a las personas que más lo necesitan, indicó un responsable del estado.

"Miles de turistas hacen todo lo posible para rescatarlos. Las rutas fueron totalmente destruidas", dijo.

Más de 150 personas murieron en Uttarakhand y el vecino Himachal Pradesh, indicaron los organismos de control departamental. Sin embargo, los responsables locales advirtieron que el número de muertos podría aumentar considerablemente si el nivel de las aguas baja y los socorristas logran llegar a las zonas aisladas.

Unas 50,000 personas continúan bloqueadas desde que la correntada arrastró casas y otras construcciones. Los puentes y las rutas estrechas que conducen a los pueblos objeto de peregrinaje también fueron destruidos, informó el gobierno nacional.

Más de 34,000 personas fueron rescatadas en los últimos días, anunció el gobierno, mientras informes no confirmados señalaban a otras 13,000 personas "desaparecidas".