•   Carolina del Sur, EE.UU.  |
  •  |
  •  |
  • AP

Más de 300 presuntos inmigrantes indocumentados fueron detenidos en una planta procesadora avícola en Carolina del Sur, dijeron agentes federales el martes.

La redada se llevó a cabo durante un cambio de turno, cuando policías y agentes federales se esparcieron por la planta Columbia Farms de la empresa House of Raeford y ordenaron a todos los trabajadores que mostraran sus identificaciones, según señalaron funcionarios y testigos.

María Juan, de 22 años, era una de aproximadamente 50 familiares y amigos de trabajadores que se agruparon en uno de los costados de la planta luego de la redada, algunos llorando y otros hablando desesperadamente por teléfonos celulares.

Ella estaba buscando información sobre su abuela de 68 años, una inmigrante legal de Guatemala que se presentó a trabajar sin documentos de identificación y que fue liberada más tarde.

"Van a separar familias", comentó Juan. "Habrá niños y bebés que se quedarán. ¿Por qué están haciendo esto? ¿Por qué? Ellos no hicieron nada. Sólo querían trabajar", enfatizó.

Funcionarios de inmigración mantuvieron a los trabajadores dentro de la planta y pasaron gran parte de la mañana tratando de interrogarlos y dilucidar cuántos de ellos están ilegalmente en Estados Unidos, dijo el vicefiscal federal Kevin McDonald.

La cifra de detenidos podría ser grande. Una revisión reciente encontró que documentos de inmigración de más de 775 de los 825 trabajadores contenían información falsa, señaló McDonald. Agentes de inmigración revisaron exhaustivamente la planta en búsqueda de documentos y otra información para la investigación.

The House of Raeford procesa pollos y pavos en ocho plantas en Carolina del Norte, Carolina del Sur, Georgia, Luisiana y Michigan. Un gerente de ventas en la planta de Greenville remitió a la AP a la sede de la compañía en Rose Hill, Carolina del Norte, donde una mujer respondió el teléfono y dijo que la empresa no haría comentarios por el momento.

Fiscales federales y agentes de inmigración han estado investigando las prácticas de contratación de la planta durante varios meses. Doce personas han sido acusadas, la mayoría por falsificación de documentos. Siete se han declarado culpables, tres están en espera de juicio y dos huyeron, apuntó McDonald.

El diario Charlotte Observer reportó primero en febrero que los trabajadores de la planta estaban de manera ilegal en el país y que los gerentes de la compañía lo sabían.