•  |
  •  |
  • END

La hostilidad de algunos gobiernos latinoamericanos con la prensa y la crisis económica son los retos más importantes a los que se enfrenta en adelante la región, según la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), que concluyó ayer martes su 64ª Asamblea General en Madrid.

“Nos preocupa el deterioro de las relaciones entre la prensa y los gobiernos en muchos países, en la Bolivia de Morales, en la Honduras de Zelaya, en el Ecuador de Correa, en Venezuela, y en la Nicaragua de Daniel Ortega”, declaró el nuevo presidente de la SIP, Enrique Santos Calderón.

“Más allá de una ideología determinada, esto es una tensión casi natural entre la prensa y el poder, pero hay gobiernos que son más intolerantes, lo vemos en mayor o menor grado en todo el hemisferio”, según Santos, que a la lista de países añadió “la Argentina de los Kirchner”.

El “caso más flagrante” es la “actitud de hostilidad, de intolerancia, de hostigamiento de los medios de comunicación independientes en Venezuela”, subrayó Santos, codirector del diario El Tiempo, de Bogotá, que fue elegido presidente este martes en sustitución del estadounidense Earl Maucker, del diario Sun-Sentinel, de Florida (EU).

Por otro lado, la crisis financiera internacional también “está afectando a todos los medios, particularmente al periodismo impreso”, y “va a afectar en América Latina en los meses venideros, añadió.

Además de “debilitar un poco los elementos de la libertad de expresión”, perjudicará los avances en el terreno digital, advirtió.

La desaceleración económica ya se ha notado en la SIP en los diarios norteamericanos, ya que varios socios estadounidenses “se han retirado principalmente por efecto de la crisis”, precisó.

La violencia en México
La violencia contra los medios en varios países, sobre todo en México, donde “ha crecido de una manera muy preocupante, principalmente por acción de los carteles de la droga, que intentan imponer una ley del silencio en muchas zonas del país”, y el “fenómeno creciente de demandas judiciales contra los periódicos por calumnias e injurias” también preocupan a la SIP, concluyó.

Muchos de estos retos están incluidos en las conclusiones que este martes se adoptaron en la asamblea, que también llamó la atención en ellas sobre el uso de publicidad oficial para presionar y discriminar a los medios y sobre los 26 periodistas encarcelados en Cuba, donde tras los huracanes Gustav e Ike, “el gobierno redobló esfuerzos para limitar y censurar información”.

La SIP también llamó al gobierno español a adoptar de inmediato una ley de libre acceso a la información “que reconozca y regule el derecho de los ciudadanos a acceder a los archivos y registros administrativos en manos de autoridades y organismos públicos”, basándose en la Constitución española.

A ello respondió el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, que durante la clausura de la asamblea anunció que promoverá en los próximos años una ley para garantizar el máximo acceso a la información pública.