elnuevodiario.com.ni
  • Bruselas, Bélgica |
  • |
  • |
  • AFP

Colombia y la OTAN firmaron este martes un acuerdo de cooperación e intercambio de información, el primero de este tipo que la Alianza Atlántica suscribe con un país latinoamericano.

Sin embargo, el acuerdo firmado en Bruselas, sede de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) "no otorga rango de socio a Colombia pero constituye un primer paso hacia una futura cooperación en el área de seguridad", precisó la Alianza Atlántica en un comunicado.

"Es muy gratificante cuando los países con valores similares a los nuestros se acercan a nosotros", indicó el secretario adjunto de la OTAN, Alexander Vershbow.

El anuncio de que Colombia buscaba un acercamiento con la OTAN levantó una polvareda en todo el continente, desde la "inquietud" en Brasil y Ecuador hasta el airado rechazo de los gobiernos de izquierda de Nicaragua, Venezuela y Bolivia.

Ante la oleada de críticas, el gobierno colombiano aclaró que no buscaba ser miembro de la OTAN, sino entablar un mecanismo de cooperación.

El ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, insistió el lunes en una rueda de prensa en Bruselas en que "Colombia ni forma parte ni va a ser parte de la Alianza".

"Lo que buscamos es aprender de la OTAN, pero también compartir con ellos nuestra experiencia de la lucha contra el narcotráfico, contra grupos terroristas y otros delitos que cometen las organizaciones del crimen organizado transnacional", añadió.

Bogotá busca "estrechar las relaciones de cooperación y seguridad con la UE (Unión Europea) y la OTAN y desarrollar conjuntamente iniciativas que promuevan la estabilidad y la seguridad internacional", subrayó.

Pero al inicio, el presidente colombiano Juan Manuel Santos, dijo que la OTAN suscribiría un acuerdo con su país "para iniciar todo un proceso de acercamiento, de cooperación, con miras también a ingresar a esa organización".

Reacciones en Latinomérica

Las reacciones en el continente no se hicieron esperar. El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, calificó la idea como "una puñalada", el de Bolivia, Evo Morales, como una provocación, y el de Venezuela, Nicolás Maduro dijo que era "una aberración".

Morales y Maduro coincidieron en la pertinencia de convocar una reunión de emergencia de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que cuenta con un Consejo Suramericano de Defensa, para tratar el tema.

Colombia, principal aliado de Estados Unidos en América Latina, tuvo difíciles relaciones en los años recientes con países como Venezuela y Ecuador, incluso con rupturas, hasta que con la llegada al poder de Santos en 2010 se normalizaron los vínculos.

La propia OTAN tuvo que salir al paso y explicó que Colombia no cumple con sus criterios de adhesión, porque sólo los países ubicados en el Atlántico Norte pueden ingresar.

En 2009, Colombia suscribió un acuerdo con Estados Unidos que habría permitido a las tropas norteamericanas el uso de instalaciones militares en el país sudamericano, lo que llevó al fallecido expresidente venezolano Hugo Chávez a "congelar" las relaciones bilaterales.

En el mismo momento, las tropas estadounidenses salían de la base de Manta (Ecuador), tras vencer el acuerdo que por diez años les permitió usar esa instalación militar para hacer sobrevuelos en su lucha contra el narcotráfico.

Sin embargo, en 2010, ya con Santos en la presidencia, la Corte Constitucional de Colombia consideró inviable el acuerdo militar con Estados Unidos y nunca fue aplicado.

La OTAN, que cuenta actualmente con 28 países miembros, ha firmado acuerdos de cooperación con países lejanos como Australia o Mongolia.

Según reconoce el Concepto Estratégico de 2010 de la OTAN, la cooperación con otros países es fundamental para poder enfrentar los retos globales (en Afganistán, la ISAF -International Security Assistance Force- cuenta con efectivos de 22 países no pertenecientes a la OTAN que contribuyen con 4.000 soldados a la misión).

"Por este motivo, la política de asociación y cooperación se ha convertido en una prioridad para la organización desde hace un par de años", dice un estudio de Carlos Malamud y Carlota García Encina, analistas del Real Instituto Elcano.

Las relaciones entre la OTAN y los países de América Latina se han limitado a la participación de Argentina en la Fuerza de Estabilización en Bosnia-Herzegovina (SFOR) en 1998 y la Fuerza de Intervención en Kosovo (KFOR) en 1999-2007 y de Chile en la SFOR en 2003-2004.