•  |
  •  |
  • END

La Policía británica podría volver a matar a un inocente, admitió este martes en la corte la responsable del operativo en que murió el brasileño Jean Charles de Menezes en Londres, mientras la madre del joven, María Otone de Menezes, escuchaba esa declaración con la cabeza baja.

“Ese tipo de operativos son sumamente riesgosos para todos los involucrados”, afirmó la comisaria adjunta de Scotland Yard, al ser interrogada por el abogado de la familia de De Menezes si se podría repetir la muerte de un inocente, por fallas en una operación policial.

“Me temo, señor, que sí, creo que eso o algo similar podría volver a suceder”, declaró Cressida Dick en la corte que investiga la muerte del electricista brasileño de 27 años, a quien la Policía, que lo tomó por un terrorista suicida, acribilló en julio de 2005 de siete disparos a la cabeza.

“Ruego porque no ocurra, pero es posible que una persona inocente pueda resultar muerta en circunstancias similares”, respondió Dick al abogado Michael Mansfield, que la interrogó sin tregua sobre fallas en el operativo que llevó a que un inocente fuera abatido en una estación de metro en el sur de Londres.

En la sala de la corte, María Otone de Menezes, de 63 años, y su hijo, Giovani, hermano de Jean Charles, escuchaban por medio de audífonos las declaraciones, traducidas al portugués, de la oficial a cargo de la operación en que perdió la vida Jean Charles, que viajó a Inglaterra para buscar mejores posibilidades económicas.

Oficial fue ascendida
Dick fue ascendida a subcomisaria de Scotland Yard después de haber estado al mando del operativo que acabó con la muerte a quemarropa de un joven inocente, el 22 de julio de 2005, un día después de los atentados fallidos contra el transporte público de Londres y tres semanas después de los ataques terroristas que dejaron 52 muertos, además de los cuatro kamikazes.

En el segundo día de su comparecencia en esta indagación judicial, que se desarrolla desde el 22 de septiembre en un tribunal improvisado en el estadio de cricket Oval, en el sur de Londres, Dick afirmó que la Policía busca en sus operativos “minimizar los riesgos”.

Recalcó en su testimonio las dificultades que enfrenta la policía, a causa de “la amenaza terrorista”.

“Dada la naturaleza del riesgo que enfrentamos por parte de terroristas suicidas, y la dificultad de hacer frente a esa amenaza terrorista y la velocidad en que esas cosas pueden ocurrir”, otro inocente puede volver a morir en las circunstancias en que murió De Menezes, aseguró Dick.

“Nuestro trabajo es reducir el riesgo para todos. Pero dada la gran dimensión de los riesgos, sólo podemos hacerlo de manera imperfecta”, señaló.

“Me temo que en el futuro (la Policía) podría no evitar que un terrorista hiciese estallar una bomba, y habría una gran indagación de por qué no pudimos evitarlo”, afirmó.

Más de medio centenar de policías prestarán testimonio de manera anónima sobre los sucesos ocurridos en la mañana del 22 de julio de 2005.

No es proceso ni habrá condena
Este tipo de investigación pública --un procedimiento jurídico específico en Inglaterra y Gales-- tiene como objetivo determinar las causas de una muerte en caso de circunstancias violentas o inexplicadas. No es un proceso, ni se pronuncia condena, pero si el jurado decide que la muerte del joven fue un homicidio ilegal, ello daría base para otros pasos legales, como reclamar que los culpables rindan cuentas ante la justicia, lo que hasta ahora no ha ocurrido.

La trágica muerte del joven brasileño fue uno de los principales factores que llevó a la renuncia del poderoso jefe de Scotland Yard, Ian Blair, que fue obligado a dimitir de su cargo, el jueves pasado.