• Washington |
  • |
  • |
  • AFP

El Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció este martes un plan para combatir el cambio climático, que busca regular las emisiones de dióxido de carbono, CO2, de las centrales eléctricas e impulsar nuevas fuentes de energía limpias.

Obama llamó también a ampliar la eficiencia en el consumo energético, y liderar un esfuerzo global en contra del cambio climático, mientras refuerza el territorio estadounidense contra sus efectos, especialmente en las costas, vulnerables al aumento en el nivel de los océanos.

Según la Casa Blanca, este plan de acción debería permitir a Estados Unidos cumplir los compromisos acordados por el presidente en la Cumbre climática de Copenhague en 2009, de reducir hasta el 2020 las emisiones de gas de efecto invernadero un 17%, en comparación con los niveles de 2005.

Obama argumentó que los estadounidenses “ya están pagando el precio de la inacción”, al describir el 2012 como el año más caluroso en la historia, lo que terminó afectando los cultivos agrícolas en el centro del país.

“La pregunta es si tenemos el coraje de actuar antes de que sea demasiado tarde y la forma en que responderemos tendrá un profundo impacto en el mundo que le dejaremos a nuestros hijos y a nuestros nietos”, agregó Obama, que destacó el calor de la tarde del martes en Washington para subrayar su nuevo plan ambiental.

“Como presidente, como padre y como estadounidense, estoy aquí para decirles que tenemos que actuar”, enfatizó.

Obama dijo que pidió a la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) que elaborara normas para regular las emisiones de carbono de las centrales eléctricas que queman carbón y son responsables del 40% de la contaminación por dióxido de carbono.

“Las centrales eléctricas todavía emiten cantidades ilimitadas de dióxido de carbono al aire gratis. Eso no es correcto, no es seguro y debe parar”, reclamó el presidente.

Más energía solar y eólica

El presidente también aseguró que el polémico proyecto del oleoducto Keystone XL, entre Canadá y Estados Unidos, solo podrá ser aprobado si su puesta en marcha no supone aumentar las emisiones de gases de efecto invernadero.

“Nuestro interés nacional se mantendrá solo si este proyecto no exacerba significativamente el problema de la contaminación de carbono”, dijo Obama en su discurso en la Universidad de Georgetown.

Obama propuso 8,000 millones de dólares en garantías de préstamo para apoyar inversiones en nuevas tecnologías en extracción de recursos fósiles y eficacia energética, y pidió “fortalecer” la producción estadounidense de gas natural para conseguir energía “limpia y segura” en el mediano plazo.

Expertos: “Se queda corto”

Grupos ambientalistas dijeron el martes que el plan del Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para combatir el cambio climático, no será suficiente para revertir un problema global que hasta ahora ha superado las soluciones.
Algunos expertos advirtieron que será difícil poner en práctica las políticas anunciadas por Obama en uso de sus poderes ejecutivos, ya que los legisladores estadounidenses no han podido llegar a un acuerdo sobre la manera de preservar la economía y reducir la contaminación.
El Centro para la Diversidad Biológica consideró “modesto” el plan de Obama y advirtió que se queda corto al establecer un límite de contaminación en todo el país para el dióxido de carbono de no más de 350 partes por millón.
“Nos alegra ver que el presidente finalmente enfrenta el cambio climático, pero la pura verdad es que lo que está proponiendo no es lo suficientemente grande, ni lo suficientemente rápido como para atender la magnitud aterradora de la crisis climática”, dijo Bill Snape, asesor de esa ONG, el Centro para la Diversidad Biológica.
Según Snape, la Casa Blanca no aborda “cuestiones climáticas difíciles”, como la perforación del Ártico y el fracking para la extracción de gas natural.

"El problema se ha vuelto mucho más grande, y Estados Unidos lo estaba ignorando. Por lo tanto, el mundo se dirige ahora hacia un aumento de la temperatura de 4 grados para el año 2100 si no se toman medidas drásticas de mitigación en todos los países, incluyendo Estados Unidos".

Saleemul Huq
Investigador principal del Instituto Internacional para el Medio Ambiente y el Desarrollo.

"Nos alegra ver que el presidente finalmente enfrenta el cambio climático, pero la pura verdad es que lo que está proponiendo no es lo suficientemente grande ni lo suficientemente rápido como para atender la magnitud aterradora de la crisis climática".

Bill Snape
Asesor del Centro para la Diversidad Biológica.

"Luchar contra la contaminación de carbono en las centrales eléctricas (...) debe ser la base de cualquier enfoque serio para reducir las emisiones de (gases de efecto invernadero de) Estados Unidos. Por primera vez, un Presidente está haciéndolo".

Andrew Steer
Presidente de WRI.