elnuevodiario.com.ni
  • Tegucigalpa, Honduras |
  • |
  • |
  • ACAN-EFE


El destino del periodista hondureño Aníbal Barrow, secuestrado por hombres armados el pasado lunes en San Pedro Sula, norte de Honduras, sigue siendo desconocido, su familia clama porque lo regresen sano y salvo y las autoridades continúan hoy las investigaciones.

Hasta ahora solamente se ha registrado el hallazgo, el mismo lunes por la noche, del automóvil en que Barrow se conducía con una nuera, una nieta y su chófer.

Los captores liberaron al chófer y los familiares del periodista, cuyo vehículo fue hallado "en el lugar denominado El Bálsamo, jurisdicción del municipio de Villanueva, Cortés, con indicios hemáticos (sangre) en el interior del automotor, específicamente en el lado del conductor", indicó el martes la Policía Nacional en un comunicado.

Uno de los hijos del comunicador, Aníbal Alejandro Barrow, dijo el martes que su padre padece de diabetes y presión alta, entre otros problemas de salud, por lo que imploró a los captores que lo liberen pronto.

"A las personas que tienen a mi padre les quiero decir que mi familia y yo estamos abiertos a cualquier comunicación, quiero informarles que él sufre de varias enfermedades, es bien difícil (su situación), esperamos la colaboración nacional e internacional, particularmente de la embajada de Estados Unidos", agregó.

El secuestro de Barrow ha conmocionado nuevamente al gremio de los periodistas hondureños, que entre 2010 y lo que va de 2013 ha conocido del asesinato de 28 comunicadores.

Barrow, de 58 años, es director y conductor de un programa de opinión que se transmite de lunes a viernes por el canal Globo TV.