•   Ecuador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El mandatario ecuatoriano, Rafael Correa, reveló ayer que mantuvo un diálogo “cordial” con el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, quien le pidió negar el asilo a Edward Snowden, un caso por el que Ecuador renunció esta semana a las preferencias arancelarias que otorga Washington al denunciar “presiones”.

En una conversación mantenida el viernes, Biden pidió que Ecuador rechace la solicitud de asilo de Edward Snowden, reclamado por el Gobierno estadounidense por revelar información de sus programas de espionaje, mientras que Correa le insistió en que la decisión de su país será soberana, aunque escuchará la opinión de Estados Unidos.

El presidente ecuatoriano, durante su habitual informe de los sábados, reveló que conversó el viernes con Biden, a solicitud del Gobierno de Estados Unidos, para hablar sobre la situación del exagente de la CIA Snowden, quien cumplió ayer su sexto día en la terminal de tránsito del aeropuerto moscovita de Sheremétievo.

Correa, un mandatario de izquierda que ha hecho fuertes y frecuentes críticas a Washington, destacó el ánimo «cortés» y «cordial» del diálogo directo con Biden, el primero que se conoce entre altas autoridades de los dos países por el caso Snowden.

Ante el pedido de Biden, Correa respondió que su Gobierno “ni siquiera” puede tramitar aún el pedido de asilo de Snowden, porque “no se encuentra en suelo ecuatoriano”.

“Cuando llegue a suelo ecuatoriano, si es que llega, y se tenga que tramitar dicha solicitud, por supuesto, al primero en preguntar su opinión será a Estados Unidos”, remarcó Correa.

“Vamos a escuchar a todos, pero la decisión la tomaríamos nosotros soberanamente”, aunque, “por supuesto”, que “tomaríamos en cuenta lo que tenga que decir” Washington, insistió.

“Yo le he dicho (a Biden) lo que es la postura ecuatoriana” sobre el caso Snowden: que “no hemos buscado esta situación” y que “no la tome como que somos antiestadounidenses, como trata de posicionar cierta prensa mala fe”, señaló Correa, al enfatizar que “siempre las puertas del diálogo estarán abiertas” con Washington.

Sanción a cónsul

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, anunció el sábado que sancionará a su cónsul en Londres por haber entregado un salvoconducto de refugiado al prófugo estadounidense Edward Snowden, sin autorización del gobierno.

“La verdad es que se extralimitó en sus funciones ese cónsul, tendrá la sanción del caso”, dijo Correa, y reiteró que el documento fue expedido “sin ninguna autorización y no tiene validez”.

El mandatario añadió que al parecer el cónsul Fidel Narváez expidió el documento en su “desesperación” ante una posible captura del excontratista de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos, que pidió asilo político a Ecuador.