•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El arzobispo anglicano sudafricano Desmond Tutu, premio Nobel de la Paz por su lucha contra el apartheid, estimó este domingo que Nelson Mandela seguía uniendo a los sudafricanos desde el hospital en el que se encuentra entre la vida y la muerte.

“Tras una vida de servicio (...) Madiba está uniendo nuevamente a la nación en este momento de oración”, declaró Tutu, al inaugurar una exposición en honor de Mandela en Ciudad del Cabo.

“Pese al peso que llevamos en el corazón, tengamos la fuerza y el sentido común de reconocer este momento como lo que es: una oportunidad de reflexionar una vez más sobre nuestra promesa de aprovechar nuestra energía colectiva”, agregó.

Desmond Tutu sigue siendo considerado como la conciencia moral de Sudáfrica. Nunca duda en denunciar las imperfecciones del país, todavía dividido por las desigualdades y minado por la violencia, 19 años después de la caída del régimen segregacionista del apartheid.

Así, a finales de 2011 cuando el gobierno sudafricano, para no desagradar a China, no expidió su visa al Dalai Lama, al que Tutu había invitado para celebrar su 80 cumpleaños, el arzobispo denunció un gobierno “peor que en tiempos del apartheid” y se dirigió directamente al presidente, Jacob Zuma. “Le aviso de que vamos a rezar como rezamos por la caída del apartheid. Vamos a rezar por la caída de un gobierno que nos representa mal”, dijo.

La violencia criminal, el lamentable estado del sistema educativo o el mal gobierno también son objeto de sus enfados, que pueden trascender las fronteras de su país. En septiembre de 2012 aseguró que los exdirigentes estadounidense y británico George Bush y Tony Blair deberían ser juzgados por la Corte Penal Internacional de La Haya por haber desencadenado la guerra en Irak.

La celda

Barack Obama pasó algunos momentos frente a la ventana con barrotes de hierro situada en la celda donde Nelson Mandela pasó la mayor parte de sus 27 años de cárcel.

Obama visitó prisión de Mandela

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, expresó este domingo un sentimiento de “profunda humildad” al visitar la prisión de Robben Island donde el líder sudafricano Nelson Mandela, actualmente hospitalizado en estado crítico, estuvo encarcelado durante 18 años.

El primer presidente negro de Estados Unidos, que visitó la celda del prisionero número 46664, expresó su respeto por el héroe de la lucha contra el apartheid en el libro de visitas de la exprisión, convertida ahora en museo: “En nombre de nuestra familia, quiero expresar un sentimiento de profunda humildad de estar en un lugar donde personas de semejante valentía se plantaron ante la injusticia y se negaron a rendirse”.

“El mundo agradece a los héroes de Robben Island, quienes nos recuerdan que no hay grilletes o celdas que puedan igualar la fuerza del espíritu humano”, escribió Obama en su mensaje