•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los ministros de Asuntos Exteriores de los países del sudeste de Asia se reunieron ayer en la capital de Brunei durante la cumbre anual de seguridad, con el objetivo de mitigar las tensiones territoriales entre varios países en el Mar de China Meridional, que podrían desembocar en un conflicto bélico.

Brunei, Filipinas, Malasia y Vietnam reclaman la soberanía de varias islas y atolones en este mar que, tras décadas de abandono, han llamado la atención de los gobiernos locales por las grandes reservas de recursos energéticos que podrían encontrarse bajo el lecho marino.

Además de los países del Sudeste Asiático, Taiwan y, en especial, China, que reclama la totalidad de las islas, también han reivindicado sus derechos a ocupar estos territorios.

A la conclusión de la cumbre ministerial, los cancilleres de los diez países que conforman la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean) emitieron un comunicado conjunto reafirmando la importancia de solucionar la disputa a través de la vía pacífica.

La Asean está formada por Birmania (Myanmar), Brunei, Camboya, Filipinas, Indonesia, Laos, Malasia, Singapur, Tailandia y Vietnam, grupo de países que presentan una población combinada de cerca de 620 millones de habitantes.

Filipina y China

Un editorial publicado el sábado por el diario oficial chino “People’s Daily”, acusó a Filipinas de hacer “cómplices” a los países que conforman la Asean por “la ocupación ilegal” de sus territorios soberanos en el Mar de China Meridional.

El escrito alerta sobre un posible “contraataque” del Ejército chino contra las “provocaciones” de Filipinas.